include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for De Empleado a Inversor by , available in its entirety at Smashwords



De Empleado
a Inversor



La Revolución Económica
de la Clase Media



Por Jota Norte

www.metanorte.org/inversiones





© Jota Norte 2016-2018

© Meta Norte 2016-2018

Todos los derechos reservados.

Publicado en España por Jota Norte.

Primera Edición.



Esta publicación no se puede vender, reproducir o transmitir, bien sea de forma total o parcial, en ningún formato, sin previo consentimiento escrito por parte de su autor. La única excepción es el uso legítimo de la obra, generalmente la correcta citación de un pequeño fragmento del libro con el objetivo de hacer una reseña o crítica sobre el mismo.

El autor no asume responsabilidad alguna por el uso que se haga del contenido de este libro. El lector es responsable único de sus actos.



Del Mismo Autor

Las 7 Llaves de la Felicidad

7 Horas para Cambiar de Vida

Conoce a Tu Posible Tú



Agradecimientos a:

Francisco, por haber estado ahí toda la vida, mucho antes de ser “Jota”.

Daniel, por no darme nunca la espalda y ser mi compañero de aventuras.

Mis padres, por darme todo lo que podía pedirles y mucho más.



El dinero no es un mal por si mismo,
sino por el mal uso del mismo”



Prólogo: “David contra Goliat”

Introducción: Los 3 Problemas

Pensiones Inseguras

Desinformación Financiera

Menos Empleos

Resumiendo

¿Cuánto necesito y porqué?

¿Porqué un 7% anual?

¿Porqué ese capital?

¿Porqué invertir cada mes?

¿Dónde Invertir?

Fondos de Inversión

Bienes Raíces

¿Cómo dividir mi portafolio?

¿Y ahora qué?

¿Cuánto tiempo tardaré?

¿Y si es demasiado tarde?

¿Y cuando lo consiga?

¿Cuánto capital disponible tener?

Para Terminar: Las Raíces de tu Inversión

Balance entre Vivir e Invertir

¿Por dónde empezar?

Paciencia y Vaselina

Palabras Finales



Prólogo: “David contra Goliat”

La realidad es negociable”

Antes de empezar, una breve historia para ejemplificar qué vamos a hacer.

Goliat era un gigante. Un gigante armado contra el que David no podía competir. Así que David convirtió la mayor fortaleza de Goliat en su mayor debilidad; lo atacó desde la distancia con una honda y piedras. Su tamaño lo hacía fuerte, pero también un blanco fácil.

Igualmente, considera a las inversiones como un árbol gigante hecho de billetes que no deja de crecer, recogiendo billetes de sus clientes para devolverles más cuando ha crecido. Ese gigante está formado, en su mayor parte, por unos pocos con muchísimo dinero. Pero hoy día, cualquiera puede sembrar un billete en ese árbol, esperar, y recibir ese dinero con los intereses del crecimiento.

Lo que antiguamente era solo para Goliat, ahora es para todos. Así pues, nos aprovecharemos de las fortalezas de Goliat y las usaremos a nuestro favor.

Es como arrojar una bola de nieve montaña abajo en invierno. Poco a poco, esa bola acumula más y más capas, haciéndose más y más grande. Las inversiones funcionan igual, así que en este libro vamos a ver cómo cualquiera, simplemente con paciencia y ahorrando cada mes, puede jubilarse antes o después.

No necesitas llegar a ser tan grande como Goliat, solo lo suficiente como para poder vivir de ello.

Metámonos de lleno.



Introducción: Los 3 Problemas

Dale la vuelta a un problema y tendrás una oportunidad”

Querido lector, tenemos un problema.

Por suerte, es un problema con una fácil solución.

Pensiones Inseguras

Bueno, en realidad tenemos tres problemas combinados, pero con una solución común.

El primer problema es que el sistema de pensiones públicas — en países del primer mundo como España o Reino Unido — se está cayendo bajo su propio peso. El peso de que cada vez tenemos menos hijos y, por lo tanto, cada vez nuestra población está más envejecida.

A eso se suma un pequeño incidente, el famoso Baby Boom — que en países “de sangre latina”, como España, aprovechamos fantásticamente a golpe de cadera —. En su día fue una buena solución en caso de necesidad, pero hoy día esos bebés están en sus 45-50 años, por lo que en un par de décadas se jubilarán y atascarán el embudo de las pensiones más todavía.

Eso significa que las pensiones peligrarán todavía más, y que quizás, bueno, sin un plan de pensiones privado o algún sistema financiero que te permita vivir de rentas no será posible “jubilarse” o alcanzar lo que en el gremio solemos llamar “IF” (Independencia Financiera). Pero ojo, no hablo de Independencia Financiera como un negocio, o inversión/gestión activa. Eso para mí es dependencia de tu propio negocio o tu gestión.

Hablo, como el “YouTuber” que empezó a difundir en Español el concepto más puro de Independencia Financiera, de IF tal y como la entienden en EEUU (poder vivir el resto de tu vida de tu dinero invertido, considerándolo un “fondo de jubilación” o un “salario acumulado”).

¿Se puede? Sí, si consigues invertir suficiente dinero a lo largo de tu vida, pero de eso te hablaré en seguida. Tranquilo, que este libro pretende ser muy corto y práctico, orientado a la acción, sin perder el tiempo en cosas superfluas o extendiéndose sin necesidad.

Siguiendo la filosofía de mis otros libros (como ”Conoce a Tu Posible Tú“) voy a centrarme en el 20% de la información que te dará el 80% de los resultados (la llamada Ley de Pareto), sin dejarme nada importante, así que puedes leértelo del tirón y comenzar a tomar acción en seguida, para, en un plazo razonable de tiempo, tomar control de tu vida económica (para más detalles “técnicos”, una vez terminado el libro, puedes echarle un ojo a mi Blog / canal de YouTube o consultar la comunidad angloparlante, si te interesa el tema).

Y aquí viene el segundo problema al que estamos enfrentándonos; desinformación.

Desinformación Financiera

A la población Española que hoy tiene 40-50 años la obligaron en la escuela a aprender la lista de los Reyes Godos — no, no es broma, era un ejercicio de memorización, aunque podrían haberles hecho memorizar cosas más útiles que no fuesen a olvidar en cuestión de años —, y hoy día, bueno, ya habéis visto el sistema educativo que aún tenemos en la mayoría de países — salvando excepciones como Finlandia o Suiza, que realmente educan en más áreas prácticas y útiles —.

Nadie nos enseña economía. Ahí es adonde quiero llegar. Y aunque nos la enseñen — yo mismo he cursado Administración y Dirección de Empresas —, no nos van a enseñar la clase de cosas de las que te hablaré en este libro.

Nadie te habla sobre Independencia, Seguridad o Libertad Financiera. Nadie te habla sobre cómo, porqué o dónde ahorrar e invertir para tomar control de tus finanzas. Y esto, ¿porqué pasa? Porque cuanto menos sepas sobre finanzas, más fácil es que sigas trabajando durante más tiempo, siendo un empleado de esa gran maquinaria llamada “Sociedad del Bienestar”.

Así que está en tus manos — y en las mías, al menos mientras lees este libro —.

Por ello, vamos a dar respuestas a estas preguntas y ver cómo, dónde, cuánto y cuándo — entre otras perlas de “sabiduría financiera” que creo te serán útiles en el camino. Un camino recto y bastante simple, de hecho.

Pero hace dos párrafos hemos hablado de la llamada “Sociedad del Bienestar”, y aquí viene el tercer problema; cada vez hay menos bienestar. ¿Y porqué? Bueno, pues porque ese bienestar viene dado gracias a la tecnología, y si bien es una gran aliada… también es un arma de doble filo. Nuestro puñal en la espalda.

Menos Empleos

¿Porqué? Porque implica que cada vez ese “Bienestar” es mayor. Hay más tecnología, más automatización, y más herramientas que nos facilitan más las cosas. Pero eso se traduce en menos empleos.

Es verdad que la tecnología crea nuevos puestos de trabajo, pero por lo general “destruye” (o mejor dicho, automatiza), más de los que crea.

Y es una cuestión de tiempo que le llegue el turno al tuyo. A más complejidad, más difícil será automatizarlo. ¿Cajeros o reponedores de supermercado? Se automatizarán. ¿Taxistas? Se automatizarán.

¿Puede que no? Puede, es cierto, puede que esas máquinas de auto-compra que vemos en el supermercado nunca lleguen a reemplazar concretamente a los cajeros, o que los coches de piloto automático que están en desarrollo — y en algunos sitios ya están funcionando cierta normalidad — nunca reemplacen concretamente a los taxistas, pero… también puede que si.

El pronóstico es que o más probable es que sí los reemplacen, y junto a ellos, a muchos otros empleos. Progresivamente y sin misericordia.

De un modo u otro, la inestabilidad y precariedad laboral cada vez es mayor. Ya no solo por la automatización (la llamada Revolución Industrial 4.0), sino también por la libre competencia (¿Si otro lo va a hacer mejor, más barato y con peores condiciones, porqué te iba a contratar a ti?), la cual se agrava conforme aumenta la globalización, la movilidad territorial… o los trabajos pueden hacerse de forma remota, externalizando el trabajo “de oficina” (digitalizable) en países más baratos.

No me malinterpretes, estoy a favor de la libre competencia laboral, de la globalización, y de la automatización, pero no todo son ventajas, y a mí me preocupa que dentro de 20, 30 o 40 años te veas sin empleo y sin pensión. De verdad lo hace — al igual que he cursado Administración y Dirección de Empresas, también he estudiado Enfermería y Psicología, y no soy el único de la familia, así que llevo lo de cuidar a los demás en la sangre —.

Resumiendo

Ya sea por la precariedad de tu pensión, por la falta de control económico, o por la precariedad del empleo, creo que está claro una cosa; tienes que trabajar en tus finanzas. ¿La buena noticia? Cualquiera puede hacerlo. ¿La mala? No es un “hazte rico rápido” (del inglés “Get Rich Quick”, una frase muy utilizada hace años para estafar a la gente y vaciarles los bolsillos). Más bien todo lo contrario; hablamos de un periodo que tardará años, quizás décadas, según cuanto puedas invertir cada mes.

Pero es posible, y si bien el plazo del tiempo varía según tu potencial económico, todos pueden antes o después. Voy a darte cifras y porcentajes según puedas invertir entre 30 y 3.000 euros al mes — y quien dice Euros dice Libras o Dólares, es exactamente lo mismo según dónde vivas—.

No obstante, para decirte esos plazos, primero necesito decirte cuanto dinero necesitas, porqué, y dónde vamos a invertirlo para que tenga sentido y sea seguro.



¿Cuánto necesito y porqué?

¿Trabajas para el dinero o el dinero trabaja para ti?”

Primero de todo decirte que hago estos cálculos asumiendo lo siguiente; aspiramos a un patrimonio de 300.000 euros — no entres en pánico todavía, tranquilidad —, consiguiendo una revalorización del 7% anual por tus inversiones — no es tan difícil, ya lo verás más adelante —, y asumiendo una inflación del 3% anual — lo cual significa que cada año el precio de las cosas sube —.

¿Porqué un 7% anual?

En realidad estoy siendo conservador. A nivel mundial, ese 7% anual bien podría ser un 8%, pero prefiero quedarme corto a pasarme de listo. En España, incluso, estaría siendo doblemente conservador, pues la inflación parece congelada en un 1% anual (0-2% anual para ser más exactos, con años incluso de deflación).

En otros países, como México, la inflación es un 6% anual, eso es cierto, y ahí la cosa se complicaría más (simplemente habrá que invertir más en unos sitios que en otros, luego lo veremos), pero la mayoría de lectores de este libro viven en España, son españoles que han emigrado por Europa, o son Estadounidenses.

De cualquier modo, insisto; estoy haciendo una asunción conservadora porque no quiero venderte faltas promesas. Aún así, por supuesto, no te puedo prometer nada, solo puedo decirte que las matemáticas y los resultados históricos de las inversiones que haremos respaldan esto — bueno, y que yo, y gente que conozco, sigue o ha seguido este camino con éxito —.

En seguida te digo dónde invertiremos el dinero. Ahora déjame decirte porqué 300.000 euros — y sí, es una cifra que puedes conseguir en 14.5 años invirtiendo 1000 euros al mes, en 27.5 años invirtiendo 300 euros al mes, o en 41.75 años invirtiendo 100 euros al mes —. Con cifras mayores (si perteneces a la llamada “clase alta”) es posible retirarse en unos 6-9 años (con 2.000 o 3.000 al mes).

Te daré más detalles sobre cuánto y cuándo luego, pero piensa que incluso aunque no llegues a invertir durante tanto tiempo, lo que hayas acumulado te dará rentabilidades durante toda la vida. Como un segundo sueldo. En otros casos, será una jubilación “normal”, y en algunos, una jubilación muy temprana (a los 30, 40 o 50 años).

¿Porqué ese capital?

Si consigues un capital de 300.000 euros, el 7% anual son 21.000 euros. Si le quitas el 3% anual de inflación — el cual dejarás invirtiéndose para que tu “sueldo de inversor” no baje cada año, sino que siga subiendo conforme el precio de todo va subiendo de forma acorde —, obtendrás 12.000 euros al año. Eso son, efectivamente, 1.000 euros al mes.

Asumiendo una inflación del 3% anual, esos 1.000 euros son suficientes para que alguien con poco capital que sea relativamente joven y comience hoy a invertir aún pueda vivir de sus inversores a 30, 40 o 50 años vista.

Naturalmente, hoy en día hay gente que puede vivir con 600 euros al mes (incluso menos si vive en pareja), pero quiero apuntar a 1.000 euros porque para cuando llegue tu año de jubilación, el precio de las cosas también habrá subido. Si ese año tarda bastante (20, 40, o incluso 50 años) es especialmente importante que sea “generoso” en el capital a conservar.

Si en cambio puedes jubilarte antes (en 6, 10, 12, 15 o 20 años), considero que te merece la pena ser “cauto” respecto a la fecha de jubilación; así tendrás un sueldo más decente en menos tiempo o podrás parar y jubilarte antes de la fecha prevista, según desees.

Así hago feliz más o menos a todo el mundo, indistintamente de su nivel de renta, y no hago las cosas demasiado complicadas.

Por supuesto, puedes hacer tus propias matemáticas. Hay un montón de calculadoras ahí fuera (puedes buscarlas en Google o tu explorador web por excelencia, simplemente escribiendo “FI Simple Calculator”), a las cuales solo tienes que darles 4 datos; cuanto dinero quieres acumular, cuanto dinero vas a meter cada mes, cuanta inflación asumes (3%) y qué retorno de inversión esperas (7%).

De todos modos, como sabes, luego te enseñaré algunos cálculos ya hechos para que puedas ver en cuantos años te jubilarías según tu aportación mensual, empezando desde 30 euros al mes (1 euro al día) hasta llegar a cifras bastante generosas.

¿Porqué invertir cada mes?

Bueno, lo de invertir cada mes es algo que te he ido diciendo “como quien no quiere la cosa” a lo largo del libro, y hay varios motivos para ello, aunque por supuesto, si algún mes no puedes invertir, o no quieres hacerlo, no pasa nada… simplemente retrasas un poco tus inversiones y/o las haces un poco menos rentables.

La cuestión es que si un mes no puedes invertir, no es el fin del mundo, pero obviamente, cuanto más consistente seas en tus inversiones, mejor. Por ello, yo recomiendo siempre invertir de la forma más automatizada y simple posible — que es lo que te enseño en este libro —.

Al invertir cada mes, lo primero de todo es que te resulta más fácil “hacer números” y establecer una cantidad mensual para invertir, del mismo modo que estipulas cuanto pagas de luz y/o alquiler, por tu teléfono móvil, y en todo lo demás. Así, invertir es una parte más de tu presupuesto mensual, algo rutinario y normal que forma parte de ti.

Eres un inversor.

Por otro lado, ayuda a que el “factor humano” no entre en juego. Las inversiones en realidad son frías, robóticas y funcionan de forma automática. Un mes el mercado baja, otro sube. Una empresa es mejor, otra peor. Y tú, que no te ganas la vida comerciando en bolsa, no tienes ni idea de lo que va a pasar, así que cada mes, sin pestañear, metes dinero (además, lo harás en sitios que “matan” dicha volatilidad, ciñéndose al retorno promedio y estable).

¿Ha subido el mercado? Quizá siga subiendo, quizá baje. ¿Ha bajado? Quizá siga bajando, quizá suba. No puedes saberlo, asúmelo. La realidad es que, a medio-largo plazo, siempre sube, y no ha habido periodos de 10 años con pérdida (da igual la crisis económica que cojas en medio).

Y ese es el tercer motivo; minimizar volatilidad. Si metes dinero cada mes, estás acercándote más al rendimiento promedio de las inversiones (que es un 7-10% anual). Sí, quizás pierdas ganancias, pero también evitarás pérdidas. Nunca sabes si metiendo todo dinero el mismo mes vas a ganar más o menos que espaciando ese dinero en 12 meses.

Y ahora que sabemos todo esto… vamos a lo importante;

¿Dónde invierto exactamente para conseguir todo esto?



¿Dónde Invertir?

A problemas concretos, soluciones concretas”

Quizás te preguntes de dónde vamos a sacar el 7% anual del que hemos hablado antes. Lo haremos de los fondos de inversión indexados más rentables del mundo y de “bienes raíces” (también llamados bienes inmuebles, generalmente hogares residenciales) — en los cuales podrás invertir desde 50 euros o libras. Si vives en Estados Unidos quizás no tengas tanta suerte, pero deberías poder a partir 100 o 1.000 dólares —.

Hoy en día ya no hace falta un gran capital para invertir.

Pero vamos a aprender más sobre estas inversiones;

Fondos de Inversión

Por un lado, los fondos de inversión indexados han rendido un 7-10% anual (un 10% histórico, y un 8% en las últimas décadas). Asumo un 7% porque quiero ser un poco conservador “por si acaso” (por si acaso en los años de inversión no son tan rentables, o si los dividendos generales bajan).

Además, incluyo en ese 7% que parte del 1% (que si incluyésemos, nos daría un 8%) se va a ir en ciertas comisiones de mantenimiento, las cuales siempre son menores — si usas buenos fondos y buenas gestoras, claro — al 1% anual. Si vives en España, te diré tanto fondos como gestoras, pero si vives en otro país, igualmente te diré en qué fondos Invertir.

Es verdad que los fondos son volátiles, y que pueden tardar entre 5 y 10 años en ser seguros, pero los fondos de inversión indexados siempre suben históricamente hablando. Bueno, al menos los buenos, claros. Y yo voy a recomendarte los mejores.

En este sentido, tienes que saber una cosa; tu banco es una empresa. Y a tu empresa le interesa ganar dinero. Los fondos de inversión que te ofrece tu banco, o incluso sus planes de inversiones, no son los más rentables.

De hecho, la mayoría de esos fondos son de gestión activa, y eso implica que la persona que los gestiona te cobra un 3% o un 4% de comisiones anuales por gestionarlo… y no superar el rendimiento de los fondos de inversión indexados y pasivos en un 97% de las veces. Sí, el 97%. Como imaginarás, el 3% restante no compensa en ganancias. Las comisiones se comen mucho más del pastel.

Así pues, ¿en qué fondos invertiremos? En los que, automáticamente, invierten en las mayores empresas de todo el mundo. De toda Europa, de todo Estados Unidos, o incluso a nivel mundial. Mucho más rentable — salvo que seas un crack de las inversiones, lo cual asumo que no es tu caso — y mucho más seguro que poner todos tus huevos — o en este caso, tu dinero — en la misma cesta.

¿De qué fondos hablamos concretamente? De los fondos de inversión indexados de Vanguard, Amundi y Pictet, en ese orden. Esos 3 son los fondos de inversión más rentables relación rentabilidad media vs comisiones.

De hecho, la mayoría de gestoras de valores no ofrecen los fondos de Vanguard porque sus comisiones son tan bajas que, bueno, no les salen rentables. En muchas otras gestoras, te ponen comisiones ocultas para poder sacarles beneficio.

Si vives en España — o en Europa en general —, yo te voy a recomendar, por excelencia, Indexa. Es una de las empresas que utilizo para invertir en fondos de inversión, y con la que más satisfecho estoy.

Comisiones mínimas, rentabilidad máxima y muy profesionales. Para empezar debes invertir 1.000 euros, y a partir de ahí, simplemente meter cada mes la cantidad que desees (no hay mínimo, ni máximo, ni obligación). Además, la interfaz de su web es muy simple de utilizar, y si utilizas el enlace que te paso aquí y que te dejaré justo al terminar el párrafo, tus primeros 10.000 euros invertidos serán libres de comisiones durante 1 año.

www.metanorte.org/inversiones

Es un trato bastante bueno, sobretodo si consideramos que la mayoría de sus fondos son de Vanguard, y que según el perfil de riesgo también incluyen algún fondo de Pictet — y quizás algo de renta fija y poco volátil, pero rentable, si ya tienes una edad o quieres ser conservador —.

También ofrecen planes de pensiones, pero generalmente te recomiendo más sus fondos de inversión — son más rentables y tienen menos “barreras de salida”. Entiéndase que puedes sacar tu dinero cuando quieras, sin tener que esperar a cierta edad o ciertas condiciones.

Invertir con ellos es muy sencillo — es el fondo de inversión que he abierto con más rapidez y menos pasos, siendo todo muy intuitivo a raíz de un pequeño cuestionario—, pero si no vives en Europa o no te convence, puedes, por supuesto, invertir donde te apetezca. A mí Indexa no me paga nada por recomendarlos, lo hago simplemente porque creo que son tu mejor baza si vives en Europa.

Simplemente recuerda los tres fondos más rentables si prefieres invertir en otra gestora de valores, e infórmate bien en ese caso de qué comisiones te cobrarán.

Puedes encontrar dichas gestoras buscando en la web por las palabras clave “Gestora Valores Vanguard” (o cambiando Vanguard por Amundi o Pictet, claro), seguido por el nombre de tu país.

Pero, ¿y si algún año el mercado baja? ¿Y si atravesamos otra crisis económica mundial que dure 3-5 años? ¿Y si en mi país hay una inflación elevada?

Bueno, por esas otras razones — diversificar es ganar —, no vamos a poner nuestro dinero en Fondos Indexados, sino también en los bienes inmuebles que hemos comentado antes.

Bienes Raíces

Hace unos años, invertir en bienes inmuebles (llamados así porque hablamos de espacios físicos que, bueno, no se mueven), como viviendas, era algo costoso, arriesgado y reservado solo para gente con un capital considerablemente grande. Al fin y al cabo, una casa en España te podía costar entre 40.000 y 200.000 euros, y en Estados Unidos, entre 150.000 y 450.00 dólares.

Ahora, no obstante, cada vez más se puede invertir en el mercado inmobiliario desde 50 euros, libras, o dólares — si inviertes en Estados Unidos, aún tiende a ser un poco más caro, entre 100 y 1.000 dólares por inversión —.

Invertir desde 50 euros te permite no solamente, bueno, obviamente, invertir en el mercado inmobiliario con muy poco dinero, sino poder diversificar mucho más. No es lo mismo meter 1.000 euros en 1 vivienda que 50 euros en 20 viviendas.

Además, siguiendo este modelo dejas que los expertos hagan dos cosas por ti.

La primera, localizar los inmuebles con más potencial de revalorización y alquiler, porque sinceramente, probablemente ellos saben más que tú — y que yo — sobre cuanto puede revalorizarse una vivienda según su localización, distribución, antigüedad, estado actual, etc.

La segunda, es que no tienes que hacer nada. De otro modo, manejar una vivienda te llevaría tiempo. Lleva tiempo comprarla, alquilarla, venderla y gestionar los imprevistos — como posibles reformas, cambios de inquilinos, etc —. Sí, eso reduce un poco — sólo un poco — tus ganancias mensuales, pero te sale más rentable que encargarte de esos asuntos por ti mismo.

Nuevamente, hay varias empresas sobre inversión inmobiliaria por poco capital, tanto en España como en Inglaterra, México y EEUU, pero para aquellos que vivan en Europa las más recomendables son Housers (en España) y Property Partner (en Inglaterra). La última también acepta inversiones no europeos. Como en el caso de Indexa, luego te daré acceso a ciertos beneficios extra con dichas compañías.

¿Porqué recomiendo esas dos? Porque son las más grandes, ofreciendo así mayor seguridad y confiabilidad, y literalmente tienen un equipo humano más grande que es capaz de, simplemente, ofrecer un mejor servicio por menos comisiones.

Por supuesto, no tienes porqué hacerme caso; puedes elegir las empresas que más te convenzan o no invertir en el mercado inmobiliario, pero creo firmemente que diversificar tu portfolio de inversiones con bienes inmuebles (no dependiendo solo de los fondos de inversión basados en grandes empresas a nivel global) es lo más seguro y rentable, y que si vas a hacerlo, lo hagas jugando con los grandes.

Si bien los fondos de inversión son más líquidos (puedes sacar tu dinero cuando quieras), los bienes inmuebles son más estables (aunque hoy día muchas plataformas/empresas ofrecen no solo tener parte de los inmuebles, sino también después, si quieren deshacerse de su inversión, vender su parte a otros inversores con un par de clicks y algo de tiempo).

Por ponerte un par de ejemplos, hace poco adquirí mediante Housers parte del primer edificio de España construido por financiación colectiva, y en Property Partner acciones de una mansión. En mi caso, metí más de 50 euros/libras en dichas inversiones, pero por 50 euros y 50 libras respectivamente podía haber invertido en ambas ofertas y tener mis propios pedacitos de ambos inmuebles.

Naturalmente, estos ejemplos concretos no son especialmente importantes, simplemente son ejemplos de que hoy en día las inversiones antiguamente solo disponibles para “gigantes económicos” están al alcance de cualquiera.

¿Porqué utilizo ambas plataformas? En España, primeramente, porque es el país donde nací y la gente cada vez tiene un menor adquisitivo, por lo que no puede comprar y se ve “forzada” a alquilar cada vez más — y de todos modos, el alquiler está cada vez imponiéndose sobre la venta —. Además, el valor del suelo en las grandes ciudades sube regularmente, por exceso de población y falta de viviendas y espacio.

En Inglaterra, en cambio, lo hago porque es un país muy desarrollado económicamente, y tengo la suerte de que la empresa (Property Partner) acepta clientes internacionales (pero no de Estados Unidos, lo siento, podéis imaginaros porqué), tiene una cantidad obscena de dinero acumulada, por lo que tiene un gran equipo, pero si mi patrimonio fuese más modesto de lo que es… no usaría esta plataforma. Para la gente de España la veo como una forma de diversificar cuando tienes un patrimonio elevado.

Invirtiendo en fondos índice como lo hago, lo único que tengo que hacer es establecer una orden bancaria mensual (una vez), y así cada mes enviar de forma automática la misma suma de dinero a la cuenta de inversiones, y automáticamente mi dinero se invierte y diversifica sin que yo tenga que emplear tiempo o energía en ello. Por supuesto, puedo cancelar las transferencias mensuales cuando quiera, o hacerlo manualmente.

Nuevamente, recomiendo ciertas plataformas recomiendo simplemente porque las utilizo y son con las que más satisfecho estoy, pero más adelante te diré qué alternativas hay en España, EEUU, México, y cómo buscar más por cuenta. Como hice con Indexa, te dejo aquí abajo el enlace que te ofrecerá algún que otro bonus (literalmente, dinero extra; 25 euros en caso de Housers al comenzar a invertir, y en Property Partner según cuanto inviertas, entre £2.000 y £50.000);

www.metanorte.org/inversiones

Si dichos bonus han cambiado lo verás la página que te acabo de decir.

Ahora bien, si vives en Estados Unidos, quizás quieras echar un vistazo a las múltiples compañías que operan en el país. Existen algunas muy buenas, centradas sobretodo en Nueva York, que permiten invertir desde 1.000$ (no son 50€, pero es una cifra “asequible” para ciertos sueldos estadounidenses).

Desde Argentina, por ejemplo, también hay compañías que operan en Estados Unidos siguiendo el mismo modelo del párrafo anterior. En México también existen al menos 3 empresas inmoviliarias que cito más adelante.

Aún así, ¿cómo encontrarlas? Busca en Internet las palabras clave “Inversión Inmobiliaria Colectiva” o “Inversión Inmobiliaria Crowdfunding” seguido del nombre de tu país. Si tu país es de habla inglesa, busca por “Real State Crowdfunding”.

¿Cómo dividir mi portfolio?

Tu portfolio de inversiones, es, en tu caso, una carpeta imaginaria que recoge todas tus inversiones. Pero, ¿cómo dividirlo? ¿Debería invertir más en fondos de inversión o en bienes inmuebles?

Si vives en un país de baja inflación anual, como Estados Unidos o España, te recomiendo dividir a partes iguales tu portfolio en fondos de inversión indexados y en bienes inmuebles. Básicamente, un 75-80% en fondos de inversión (Indexa o cualquier otra gestora) y un 20-25% en bienes raíces (como Housers, Property Partner, u otras).

Por otro lado, si en tu país hay una elevada inflación, digamos un 6% como ha estado teniendo México durante varios años, te recomiendo apostar más fuerte por los bienes raíces (inmuebles) locales que por los fondos de inversión diversificados a nivel global. Lo veo más arriesgado, pero más conveniente a tus circunstancias.

¿Porqué? Porque la inflación la rentabilidad de los fondos de inversión ronda un 3% anual (ya que invertimos a nivel global, en todo el mundo), pero si inviertes en bienes inmuebles de tu país, obtendrás la inflación de tu país. Eso significa que si inviertes en México la rentabilidad del alquiler subirá ese 6% anual del hablábamos antes. O al menos, debería.

¿Tiene sentido? Quizás lo hayas entendido a la primera, pero entiendo que para ciertas personas pueda ser más complicado, así que léelo y piénsalo con calma si es tu caso.

Básicamente, al invertir en fondos de inversiones inviertes a nivel global, por lo que te beneficias de una inflación media (como la de España, Inglaterra o Estados Unidos), pero si inviertes en inmuebles de tu país te beneficias de la inflación de dicho país (el mismo porcentaje en los países anteriores, pero superiores en países como México).

¿Significa eso que debería invertir en México u otros países con alta inflación si vivo en un país desarrollado? Bueno, en realidad, no es tan simple. Aunque Property Partner, por ejemplo, acepta inversores internacionales (pese a no aceptarlos desde Estados Unidos por motivos asumibles), muchas empresas de Crowdfunding, o no son tan grandes como para ello, o los países en que se asientan tienen más restricciones al respecto.

Durante mucho tiempo estuve buscando buenas opciones sobre cómo invertir en bienes inmuebles de países como Estados Unidos, Canadá, y otros países de América, pero las opciones, o no me parecían lo bastante profesionales, o simplemente no aceptaban inversores internacionales. Y como digo… invertir en países con inflación elevada es más arriesgado.

Si por lo que fuese supieses de una empresa que cumpliese con dichos requisitos, házmelo saber y me encargaré de incluirla.



¿Y ahora qué?

La gente complica las cosas simples”

La gente tiende a complicar las cosas más de lo que son. En realidad, como ya has podido ver, invertir puede ser muy simple sin perder rentabilidad. Sin embargo, mucha gente se cree, que aunque el proceso sea simple, las matemáticas no tienen porqué serlo.

Por supuesto, podría complicar esto mucho más de lo necesario, pero mi objetivo es que lo entiendas y tomes las pedidas pertinentes. Hay pocas cosas peores que hacer un uso equivocado de la información correcta.

¿Cuánto tiempo tardaré?

Teóricamente, eso depende solo de cuanto puedas invertir cada mes. En la práctica, también depende de cómo responda el mercado. El mercado inmobiliario suele ser más estable y seguro que el empresarial, pero sin diversificación también hay riesgo. En cualquier caso, antes vimos que necesitarías 300.000 euros y que asumíamos un conservador 7% de retorno anual con un 3% de inflación.

Si no te interesa este apartado, o en algún momento te cansa, sáltatelo. Voy a decirte muchas cantidades mensuales y plazos para convertirte en “inversor profesional” (o al menos, que recibe su sueldo pasivo de inversiones), así que no te pierdes nada si ya has encontrado tu cantidad.

Veamos cuanto tardarás según cuanto dinero (de menos a más) puedas invertir cada mes;

Importe Mensual – Tiempo Estimado

50 euros – 51 años y 4 meses

100 euros – 41 años y 9 meses

200 euros – 32 años y 8 meses

300 euros – 27 años y medio

400 euros – Poco más de 24 años

500 euros – 21 años y medio

700 euros – Menos de 18 años

1000 euros – 14 años y medio

Estas son las cifras que he considerado más relevantes para que te hagas una idea. La relación entre el importe y los años no es directa porque tenemos la acumulación exponencial del 7% de retorno de inversión anual, siguiendo un efecto de bola de nieve (a más tiempo ha pasado, más rápido crece el dinero).

Si inviertes menos de 50 euros al mes creo que tardarás demasiado en jubilarte, y si inviertes más, el efecto del interés compuesto (ese 7% anual) no tiene tanto efecto. Como cifra redonda, si puedes ahorrar 2.000 euros al mes (porque eres médico, controlador aéreo, cosmonauta o tienes una máquina de hacer dinero) te jubilarás en 9 años.

¿No está nada mal, no?

Peor vamos a mirarlo de otro modo, para aquellos que tienen un capital más reducido. Veamos qué pasa si invertimos entre 1 y 5 euros al día (entre 30 y 150 euros al mes).

30 euros (1 euro al día) – 58 años y 6 meses

45 euros (1,5 euros al día) – 52 años y 9 meses

60 euros (2 euros al día) – 48 años y 9 meses

90 euros (3 euros al día) – Poco más de 43 años

120 euros (4 euros al día) – 39 años y un tercio

150 euros (5 euros al día) – 36 años y un tercio

Obviamente, aquí se aprecian dos grupos diferenciados; aquellos con suficiente dinero como para “jubilarse” bastante pronto, a la edad de 30, 40 o 50 años si comienzan a invertir entre los 20 y los 30 años, y aquellos que simplemente pueden asegurarse una jubilación a tiempo, un poco antes, o un poco después.

En el mejor escenario posible planteado, invirtiendo 2000 euros al mes, una persona de 21 años que comenzase a invertir se jubilaría a los 30. En uno de los peores, una persona de 18 años que comenzase a invertir 2 euros al día (60 euros al mes) se jubilaría a la edad de 66 años (que sería, más o menos, lo normal).

¿Y si es demasiado tarde?

Vamos a ser realistas. Si tienes 40 o 50 años, invirtiendo entre 1 y 5 euros al día no vas a conseguir jubilarte antes de morirte — salvo que arreglemos eso de “morir de viejos”, que nunca se sabe. Estamos trabajando en ello —, así que realmente, “no tiene mucho sentido” invertir.

No obstante, aún hay dos cosas que puedes hacer; levantar un capital más pequeño que te dé un rendimiento mensual, o puedes trabajar… en la independencia financiera de tus hijos.

En el primer caso, imaginemos que tienes 40 años. Si ahorrases 100 euros al mes, en 14 y medio tendrías 30.000 euros invirtiéndose. Eso es un sueldo “pasivo” de 100 euros al mes (recuerda que 300.000 euros invertidos eran un sueldo de 1.000 al mes) para toda la vida, antes de los 55 años.

La otra opción es invertir en la jubilación de tus hijos.

Del mismo modo que, por desgracia, a veces los hijos heredan las deudas de los padres (y trabajan 40 horas a la semana durante 50 años), también heredar el dinero que sus padres tienen invertidos y utilizarlo para acelerar sensiblemente su propia jubilación temprana.

Empezar con un capital invertido de 5.000, 10.000 o 30.000 o incluso 100.000 euros puede suponer años, o incluso décadas de diferencia para los hijos.

¿Y cuando lo consiga?

Bueno, cuando consigas esa “Independencia Financiera” tendrás la “mayoría de edad económica”. Del mismo modo que a los 18 años dejas de depender de tus padres, al alcanzar cierto patrimonio económico dejas de depender de un empleo.

A partir de ahí, hay varias reglas básicas que tienes que conocer;

Regla 1: Dedica tu tiempo a algo que te estimule.

Regla 2: Gestiona tus gastos según fluctúen tus inversiones.

Sé que aún te queda camino para la independencia financiera, si ves que tus ahorros te lo permiten, o para al menos conseguir unos ahorros decentes que se vayan multiplicando, pero creo que es motivador pensar en el “haber llegado ahí”, el visualizarlo, y darte un consejo que he oído en todos aquellos que han conseguido su independencia financiera por esta vía (la vía de ser un empleado y ahorrar hasta convertirse en un “inversor”.

Una vez no necesitas trabajar, la realidad es que, si dejas de lado tu empleo, echas de menos algo así que llene tu vida. No las primeras semanas, ni quizá los primeros meses, pero llega un momento en que te das cuenta de que no hacer ninguna actividad que sea el “núcleo” de tu semana te hace sentir vacío.

Has estado muchos años trabajando, y algo así forma ya parte de quien eres, de tu identidad. Por ello, te aconsejo que encuentres tu pasión y te dediques a ella — en mi blog (www.metanorte.org), y en otras de mis obras, como Conoce a Tu Posible Tú, ya mencionada anteriormente una vez, hablo más sobre esto; fitness, metas personales, ocio, etc. Básicamente, sobre cómo llevar tu vida a otro nivel (a ser posible, mejor que el actual).

Por poner un ejemplo, conozco a un matrimonio Estadounidense que se ha comprado una autocaravana y se ha dedicado a viajar por Estados Unidos centrándose en la educación de sus hijos.

Lo cual me recuerda un punto importante previamente comentado de forma anecdótica; si tienes pareja, y ambos trabajan, alcanzar la independencia financiera puede ser aún más fácil, pues son dos sueldos contribuyendo a dicha independencia, pero los gastos se comparten (y una vivienda, entre otras cosas, sale más barata entre 2).

El otro punto importante, la Regla 2, consiste en que tengas cuidado. No necesitas seguir trabajando, sino quieres — aunque sé que hay quien durante 2-3 meses al año prueba distintos empleos, simplemente por “experimentar, probar cosas nuevas y no creerse mejor que los demás” … —, pero debes saber algo importante;

Las inversiones suben, y bajan. No conozco a nadie que haya tenido problemas después de alcanzar un capital estimado de 300.000 euros (algunos, incluso con menos dinero, recortando gastos durante los primeros años), pero una vez te retires es importante que siempre tengas cierto dinero disponible.

¿Cuánto Capital disponible tener?

Es importante que sepas cómo gestionar tu dinero una vez tienes suficientes ahorros invertidos. Siempre recomiendo que se tengan 1-12 meses de tu vida cubiertos, para imprevistos, por si acaso (a título personal, 3-6 meses creo que está bien, y es lo recomendado por la mayoría).

Pero no solo tras alcanzar la independencia financiera, sino también antes.

Si no tienes ahorros disponibles en tu cuenta corriente, tienes dos opciones; o comienzas a destinar tu ahorro mensual a tener mínimo una nómina en el banco, o comienzas a destinar la mitad a ello y la otra mitad a inversiones. Hablo más sobre esta gestión del dinero en otro de mis libros, concretamente en “Conoce a Tu Posible Tú”, el cual ya he mencionado antes.

Sea como fuere, una vez hayas alcanzado la independencia financiera, es importante que saques tu dinero cuando tu portfolio está inflado (tiene más dinero del que debería según el interés compuesto del 7%), y no cuando está desinflado (si hablamos de tu fondo de inversión, pues por otro lado tendrás las rentas del alquiler de los bienes inmuebles).

¿Porqué sacar el dinero cuando el fondo de inversión rinde más es una buena idea? Porque si portfolio está inflado, se va a desinflar antes o después, pero si sacas parte del dinero cuando está inflado… perderás menos dinero. Si en cambio sacas el dinero cuando hay pérdidas, al haber ganancias, estas serán menores.

Esto es un truco básico y típico que lo único que hace es empujar las matemáticas a tu favor. No sirve mientras estás acumulando capital, pues en dicha fase lo ideal es no hacer retiradas — para algo tienes el dinero para emergencias disponible, ¿no? —, pero sí que sirve una vez tienes el capital que querías acumular.

Aún así, son cosas de las que no te deberías preocupar aún. Cuando alcances la independencia financiera, o en su defecto el volumen de ahorro que deseas, házmelo saber y ya hablamos tranquilamente de estos asuntos, de inversor a inversor. Ahora mismo, tu única labor es ir acumulando inversiones que vayan dándote portabilidad y engrosando tu portfolio de forma lenta pero segura.



Para Terminar: Las Raíces de Tu Inversión

Éxito es la capacidad de superar la resistencia”

Quisiera recordarte varias cosas.

Balance entre Vivir e Invertir

La primera, no te obsesiones. Invertir está bien, es atractivo, es sembrar para un futuro mejor y te reporta la tranquilidad de saber que tu vida económica está encaminada, pero nada de eso sirve si el camino es, en fin, un camino de espinas. Ahorra cada mes e invierte si tienes suficientes ahorros para cubrir una emergencia puntual, pero no vivas para invertir; invierte para vivir.

Eso significa que de vez en cuando salgas, cenes fuera, hagas actividades con amigos aunque requieran gastar dinero, y que, en fin, no vivas de forma excesivamente restrictiva. Entiendo que cuanto menores sean tus gastos, más puedes invertir y menos tardarás en crear un buen colchón de inversión, pero debes encontrar un balance entre tu calidad de vida y tu calidad de inversión.

Si vives de forma muy parca y restrictiva, privándote de demasiadas cosas solo para invertir más dinero, no vas a ser feliz, y a la larga es más probable que acabes cansado de invertir porque, como he dicho, estás “viviendo para invertir”.

Invierte, pero de forma sostenible. No gastes todas tus balas en ello.

Tener seguridad económica es un gran alivio para toda la vida, pero no tienes que ser rico mañana para ser feliz.

Por dónde empezar

Ahora sí, un breve y condensado pero simple resumen de la práctica, de qué tienes que hacer para que todo esto comience a acumular más y más dinero hasta el punto crítico.

Primero revisa cuantos ahorros tienes. ¿Cubren 1-12 meses de tu vida (según tus necesidades reales y cuanto dinero puedas llegar a necesitar de golpe)? ¿Sí? Entonces empieza a invertir. ¿No? Entonces, comienza a ahorrar (calcula cuanto puedes ahorrar cada mes de forma segura, sin recortar demasiado tu estilo de vida) y decide qué hacer; dedicar el 100% a crear un colchón en el banco o el 50% a eso y el 50% a invertir. Lo primero te cubrirá posibles imprevistos más rápido, lo segundo retrasará un poco tu colchón de imprevistos, pero acelerará tu inversión gracias al interés compuesto mientras dicho colchón para emergencias crece.

A continuación, invierte en las plataformas que te he recomendado (www.metanorte.org/inversiones) o busca aquellas que personalmente te interesen más (para ello, puedes seguir los consejos que te he dado anteriormente y repetiré al final).

Si vas a invertir un 50% de tus ahorros mensuales, porque aún estás creando tu pequeño colchón para emergencias, probablemente no puedas invertir en Indexa (o en los fondos de Vanguard, en general). En ese caso, puedes empezar en Housers desde 50 euros.

Si vas a invertir en Property Partner, te aviso que, aunque aceptan inversores internacionales, la web está en Inglés. Si no sabes el idioma, puedes hacer inversiones de forma “manual” todos los meses, como en Housers, pero recomiendo que sólo hagas uso de la plataforma si sabes suficiente inglés como para tener una conversación telefónica (o conoces a alguien que sí domine el lenguaje lo suficiente), y si tienes un patrimonio elevado y quieres diversificar más tu capital.

Personalmente lo recomiendo para aquellos con un patrimonio elevado, pero entiendo que muchas personas de España, especialmente aquellas con una cierta edad, no tengan el nivel de Inglés necesario y al mismo tiempo se sientan intimidados. Además, lo considero innecesario para patrimonios más modestos (de menos de 100.000€). Fondos índice y un 20-25% de bienes raíces me parece más que apropiado.

Igualmente, si vives en México o Estados Unidos te recomiendo que escojas una de las plataformas de inversión inmobiliaria colectiva que existen en dichos países.

Paciencia y Vaselina

Invertir en bienes inmuebles y fondos de inversión, para el ciudadano medio, es simplemente un ejercicio de constancia y resiliencia. Lo primero en realidad es fácil hoy en día; sólo necesitas un par de órdenes bancarias periódicas que se repitan de forma mensual. Una vez has puesto en marcha tu “sistema de inversión” (un par de cuentas abiertas y un par de órdenes bancarias), sólo tienes que continuar y, en las inversiones inmuebles, hacer un par de clicks al mes.

Lo otro es resiliencia. Lo de la vaselina es para que no te duela tanto cuando tu portafolio se desinfle. En la vida no todo son éxitos, pese a que nos eduquen para pensar el fracaso es malo. No puedes hacer una tortilla sin romper algunos huevos, y tienes que ser realista; algunos meses tu fondo de inversión va a tener pérdidas, durante los años quizás tu país atraviese crisis económicas, y alguna de tus propiedades va a devaluarse o no tener inquilinos.

Sí, lo siento, no todo es de color de rosa. Pero en general, con el paso del tiempo, tu fondo de inversión tendrá más subidas que bajadas, el mundo seguirá teniendo una inflación anual y la mayoría de tus viviendas se alquilarán y revalorizarán.

Así es como funciona el juego, así que tómatelo como lo que es; una carrera de fondo, no un sprint.

Palabras Finales

Si has llegado hasta aquí, entiendo, es porque te interesa el tema de verdad. No obstante, entiendo que cada persona es un mundo, y como siempre, a la hora de la verdad todo depende de ti.

A partir de aquí eres libre de simplemente saber esto y no tomar acción (porque en tus circunstancias personales no te compensa o interesa), de tomar acción por tu cuenta, de seguir consejos, o, a fin cuentas, de hacer lo que consideres mejor.

Mi objetivo simplemente es transmitirte información que considero útil, que creo que puede suponer un impacto positivo en tu vida, y que me haría sentir incómodo conmigo mismo si no la compartiera.

Muchas gracias por haber tenido paciencia con mi discurso directo, sinvergüenza y hasta egocéntrico, como es típico en los libros de autoayuda (hablamos así porque intentamos impactarte y mantenerte estimulado durante la lectura), y por haberme dedicado parte de tu tiempo.

Si en algún momento quieres escuchar algo más de lo que tengo que decir, tienes más de mí en mi blog personal (www.metanorte.org). En caso contrario, un placer haberte podido entretener y, con suerte, “educar”, motivar y darte algunos ladrillos más para que sigas construyendo tu vida.

Aquí debajo te dejo las opciones que personalmente recomiendo y sus alternativas.

En España: Tienes Indexa (+10.000€ libres de comisiones durante 1 año con el enlace) y Housers (25€ al comenzar a invertir), así como material educativo, aviso de posibles cambios o innovaciones en la estrategia de inversión, y cómo abrir las cuentas paso a paso… gratis en www.metanorte.org/inversiones

Como alternativas, aunque la información más actualizada siempre está en ese enlace, recuerda buscar gestoras de valores que comercialicen los fondos de inversión de Vanguard, Amundi y Pictet (En España, a través de Renta 4 o BNP Paribas, hay ejemplos de diversos portafolios y fondos en mi canal de YouTube), y en EEUU a través de una 401K, IRA o ROTH IRA). Igualmente, busca “Inversión Inmobiliaria Colectiva” o “Inversión Inmobiliaria Crowdfunding” en tu país. En varios vídeos de mi canal menciono algunas (por ejemplo, en México: Briq, Inverspot o Expansive, y en España, Inveslar, Privalore o Invesreal).



Y MUCHAS GRACIAS por leer el libro. De verdad. Es para mí un placer y un orgullo que lo hayas terminado. Si tienes cualquier duda, sugerencia o crítica, puedes enviarme un email con total confianza. Hago todo lo posible por responderlos todos.

Finalmente… la verdad es que me gustaría pedirte que, si el libro te ha aportado algo nuevo, te ha gustado, o crees que ha sido una buena inversión, le dediques unos segundos a dejar una reseña.

¿Por qué te lo pido? Si te ha gustado y te ha servido, ayudarás a que más gente pueda mejorar y crecer como persona con un poco de ayuda. Ninguno hemos nacido sabiendo, y en la sociedad en que vivimos, con tanta información tan contradictoria formulando por ahí, toda ayuda es poca. Los comentarios son la mejor y prácticamente la única publicidad que tengo, y este libro es totalmente gratuito. Sólo para vosotros.

Por supuesto, quiero que digas lo que te ha parecido de verdad. Desde el corazón. Con el tiempo el público decidirá si el contenido merece la pena o no. Yo sólo sé que seguiré haciendo todo lo posible por ayudar, totalmente gratis, 3 veces por semana, a través de www.metanorte.org, como llevo haciendo desde Febrero del 2016.

Y recuerda que:

La gente está sola porque construye muros en lugar de puentes”

Joseph Fort Newton



Siéntete libre de hablar o discutir con los demás sobre lo que se recoge en el libro, o incluso de recomendárselo si crees que les vendrá bien.



Por tu libertad,

Jota”



Extra: Vídeos Educativos (Gratis) sobre Inversiones: metanorte.org/inversiones

1. Inversión para Principiantes - 101
2. Indexa - Fondos Indexados de Vanguard
3. Rentabilidad de mis Inversiones tras 1 año
4. Estrategia Sostenible para la Independencia Financiera
5. La Forma más Fácil de Empezar a Invertir desde Cero
6. ¿Cómo puedo comenzar a Invertir? Consejos Básicos
7. El Verdadero Valor del Dinero Invertido = Salario
8. La Regla del 4% - Independencia Financiera
9. Cuál es el mejor fondo de Inversión
10. Housers - Inversión Inmobiliaria por Crowdfunding
11. Porqué Invertir parece difícil pero es fácil
12. Todos los Vídeos de Coaching sobre Dinero (Gratis)




Download this book for your ebook reader.
(Pages 1-30 show above.)