include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Panamá y su separación de Colombia by , available in its entirety at Smashwords


Panamá y su separación de Colombia

Eduardo Lemaitre

Ediciones LAVP


Panamá y su separación de Colombia

Segunda Edición Actualizada

Biblioteca Banco Popular

Colección Geopolítica Internacional N° 3

© Eduardo Lemaitre

Reimpresión, enero de 2019

Ediciones LAVP

www.luisvillamarin.com

Cel 9082624010

New York USA

ISBN: 9780463235935

Smashwords Inc.


Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida ni en todo ni en sus partes, ni registrada en o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio sea mecánico, foto-químico, electrónico, magnético, electro-óptico, por reprografía, fotocopia, video, audio, o por cualquier otro medio sin el permiso previo por escrito otorgado por la editorial.



Republiquita microscópica

Ombligo del mapamundi

Brújula de la eternidad

Puente de la conquista

Faro de la inmensidad

¿No veis el futuro humano

¿Por esta ventana universal?

Pro mundi beneficio

que barbaridad

Demetrio Korsi.

*****

De mí dirá la historia que arruiné al istmo y a toda Colombia, no permitiendo que se abriera el canal de Panamá; o que permití que se hiciera vulnerando escandalosamente los derechos de mi nación”

José Manuel Marroquín


Panamá y su separación de Colombia

Panamá bien vacante

Las dos primeras separaciones

Tercera separación: Don Tomás Herrera cae en la trampa

La cuarta separación

La protección del istmo y otras historias

Aquí comienza la novela

El embrollo del barón Thierry

El pescuezo del gallo

El tratado Mallarino-Bidlack de 1846

El triángulo se cierra

El ferrocarril de Panamá

El oro y la sandía

Disturbios y desembarcos

El canal francés

Un Bonaparte en la manigua

El convenio Salgar-Wyse

La escogencia de la vía de Panamá

Lesseps en acción

La sombra de Monroe

Los primeros tanteos

La Folie de Dingler

Un poco de historia de Colombia

Algo de guerra

De Estado a territorio nacional

La fórmula mágica

Un ministro chantajista

El triángulo fatal

Pálida mors

Vía Curcis

Crucifixión

Balance e inventarios finales

El “affaire” Panamá

Un poquito de historia de Francia

Las nubes se acumulan

El drama se convierte en tragedia

La república en peligro

El “Petit Panamá”

El “Grand Panamá”

Roosevelt y Marroquín

Guerrilleros diplomáticos

Teodoro Roosevelt

José Manuel Marroquín

La honrosa calamidad

Un paralelo imposible

La guerra de los mil días

Guerra de verdad: Benjamín Herrera en el istmo

Habrá sus dijuntos”

El primer Aguadulce

El segundo Aguadulce

La compañía nueva y su Mefistoles de cabecera

Nicaragua: La época romántica

Nicaragua: Ilusiones y desesperanzas

Gestación y firma de del tratado Herrán-Hay

La última prórroga

Una revolución dentro de otra

Tribulaciones de un ministro en Washington

Más tribulaciones y algunas profecías

Aparece el villano

El villano en la escena

La voz de Momotombo

El dilema del doctor Concha

Concha renuncia

Por fin el tratado

Discusión y negativa del tratado Herrán-Hay

Impopularidad, discusiones y vaticinios

El senado en 1903

Se abre la discusión

Continúa la discusión

20 minutos de recreo

Va a cerrarse la discusión: queda cerrada

El pupitrazo

La última separación

Obaldía, gobernador

Al ladrón, darle las llaves

Tobar sale en campaña

Esteban Huertas: su primer golpe de cuartel

Amador Guerrero: El tinglado de la farsa

¡Monsieur le president, une revolution!

Room 1162

Bad powerful tiger

Tempestad en un pequeño cerebro

El 3 de noviembre

El sancocho está a punto de empezar

¿Qué debo hacer?

Epílogo

Panamá, comedia y drama

Estados Unidos

Crimen y castigo

Colombia

La misión Reyes

Titumate

Jaque mate

Tratado Herrán-Hay

Síntesis sinóptica de las estipulaciones del Tratado Herrán-Hay

Crítica bibliográfica de obras consultadas



Panamá, un bien vacante

Cuando Bolívar, en noviembre de 1821, supo en Popayán la noticia de que Panamá se había independizado de España y resuelto anexarse a Colombia como parte integrante de esta nueva república, brincó de alegría, y corrió a escribirle al coronel José de Fábrega, personaje central de aquel acontecimiento, una carta que resultó históricamente comprometedora:

"No me es posible, dijo el Libertador en su característico estilo rimbombante, expresar el sentimiento de gozo y admiración que he experimentado al saber que Panamá, el centro del universo, es regenerado por sí mismo, y libre por su propia virtud.

El Acta de Independencia de Panamá es el monumento más glorioso que pueda ofrecer a la historia ninguna provincia americana. Todo está allí consultado: justicia, generosidad, política e interés nacional. Transmita, pues, usted a esos beneméritos colombianos, el tributo de mi entusiasmo por su acendrado patriotismo y verdadero desprendimiento" (1).

(1). Bolívar, "Obras Completas". Edición dirigida por Vicente Lecuna, Editorial Lux, La Habana, 1947.

No era para tanto. Los panameños se habían independizado de España y anexado a Colombia porque no podían hacer otra cosa, y aquella Acta de Independencia, que tan gloriosa le parecía en esos momentos al Padre de la Patria, no era sino un modesto documento en el que se repetían, palabra más, palabra menos, las recriminaciones contra España ya acostumbradas en documentos de esa clase; había, sí, en medio de todo aquello, algo novedoso y muy importante: las provincias istmeñas de Panamá y de Veraguas, declaraban solemne y espontáneamente que se adherían a la República de Colombia. O sea que se integraban a la gran Nación de que ya hacían parte la Nueva Granada, Venezuela y Ecuador; y lo hacían, como el propio Bolívar lo reconociera, por sí mismas (2).

(2) El redactor de esta acta fue el payanés Manuel José Hurtado.

No les había costado, en verdad, mucho trabajo a los panameños llegar a aquellas decisiones. Porque la independencia les había llegado "por su propia virtud", o sea sin guerra, ni sangre, ni martirio. Allí, en ese centro del universo, España falleció de muerte natural, y hubo un momento en que el istmo no tuvo más camino que buscar un tutor para que lo defendiera y le administrara sus negocios, como sucede cuando muere el padre sin que el hijo menor esté suficientemente habilitado para manejarlos. Ya llegaría el momento para reclamar su herencia.

La historia, en breves trazos, es como sigue: salvo una desgraciada expedición que el prócer cartagenero Juan Elías López Tagle organizó, con ayuda de los ingleses, en 1818, para atacar a Portobelo, y de la que no se salvó ni el propio López Tagle, las llamas de la revolución no alcanzaron, durante el segundo decenio del siglo XIX, a perturbar la vida tranquila delos panameños, entre quienes, no obstante, había algunos ciudadanos que participaban de las ideas liberales e ilustradas de la época. Pero no tanto, ni con perspectivas de éxito feliz, como para que se atrevieran a lanzarse a la pelea.

Visto lo cual, el brigadier don Benito Pérez, nombrado en 1812 virrey de la Nueva Granada, resolvió convertir a Panamá en sede de su gobierno. Era una elección juiciosa, por varias razones. Desde el punto de vista jurídico, porque ya desde 1739 Panamá había sido, al menos teóricamente, adscrita a aquel virreinato, aunque en la realidad la subordinación había sido inoperante; por el aspecto práctico, porque desde allí, al menos, vigilaba, ya que no podía dominar, a todas las antiguas y alborotadas colonias centro y sur americanas. Y, en fin, porque la presencia de un virrey en sitio de tan notable importancia geográfica, era un símbolo: el de la intransigencia española a desprenderse de su imperio colonial.

Esta primera sede virreinal de Panamá fue efímera, pues al año siguiente, el clima de Panamá mandó a don Benito para el otro mundo; y su sucesor, el virrey Montalvo, prefirió trasladarse a Santa Marta mientras el Pacificador Morillo le abría las puertas de Cartagena, en donde se instalaría hasta ser reemplazado por don Juan Sámano, en 1818.

Un año después, en 1819, Panamá volvía a convertirse en capital del virreinato cuando Sámano llegó al Istmo, huyendo de Bolívar y de sus huestes. Más para regocijo de los panameños, entre quienes ya para esta época las ideas revolucionarias se habían generalizado, también el clima istmeño se llevó pronto, en 1821, a aquel anciano malgeniado que tenía, entre sus dotes de gobernante, la muy notable de "escupir y pisar a las personas que le incomodaban" (3)

(3). José Manuel Restrepo. "Historia de Colombia".

A Sámano lo reemplazó el mariscal de campo don Juan de la Cruz Murgeón, "a quien la corona ofreció el título de virrey si lograba reconquistar los dos tercios de la Nueva Granada"(4).

(4) Ernesto J. Castillero R. y E. J. Arce. "Historia de Panamá”. Pág. 79

Por esta razón el ambicioso militar español determinó organizar una expedición para atacar a los patriotas colombianos por el Ecuador, empresa de la que no habría de regresar. Mas tuvo poco acierto al dejar encargado del gobierno del istmo a un hijo del país, el coronel José de Fábrega, que era cripto-revolucionario, porque un mes después, el 28 de noviembre de 1821, Panamá se declaraba independiente, y el héroe principal de aquella jornada era nadie menos, como puede suponerse, que el propio Fábrega.

Es decir, que los españoles le dieron las llaves al ladrón, y la secesión con respecto a España se llevó a cabo en el Istmo, en 1821, lo mismo que se llevaría a cabo con respecto de Colombia 82 años después, o sea, con la complicidad del propio gobierno local, y sin traumatismos ni efusión de sangre. Todo dentro de la mayor cordialidad. Un panameño ilustre, el doctor Belisario Porras, describió así aquel episodio: "Panamá solo se alzó, al tener noticia de que los españoles iban de capa caída por todas partes, y no lo hizo tampoco con picos, lanzas, rifles y cañones, sino pacíficamente, cuando ya contaba con los jefes de la plaza" (5)

(5). Belisario Porras. "Memorias de las Campañas del Istmo". Pág. 55

Ahora bien, los hechos, lo mismo que "la Acta", se habían producido dentro del molde clásico. Primero, en un pueblecito provinciano, la Villa de los Santos, se lanzó "el grito", un 10 de noviembre. Y luego en la ciudad de Panamá, "juzgándose preparado el terreno mediante una inteligente labor realizada por los promotores de la secesión, el 28 del mismo mes se reunió una junta, a la cual asistieron el Cabildo, las altas autoridades militares, civiles y eclesiásticas, y miembros de la diputación provincial... la junta acabó por declarar la independencia del istmo, del gobierno español, y determinar que el territorio hiciese parte de la República de Colombia. El coronel Fábrega fue reconocido como jefe superior del istmo" (6)

(6). Ibid. Página. 81.

Luego hubo juramento, iluminación y pólvora. Y todos tan contentos, a dormir. Hubo, no obstante, un momento crucial y difícil. El istmo se independizaba, es cierto, y declaraba rotos sus vínculos con España. Pero todos estaban de acuerdo en que, por la pobreza general que reinaba en el país, sobre todo desde que la Madre Patria, a causa de la piratería, había abandonado la vía panameña para su comercio con el Perú y restablecido la navegación por el estrecho de Magallanes, Panamá no estaba en condiciones de sostenerse como nación soberana, ni mucho menos de defender su independencia. Había, pues, que elegir un tutor.

¿Cuál de ellos? Los aspirantes eran tres. México, en primer lugar. Luego el Perú. Y Colombia, en fin. En México, don Agustín de Itúrbide, tenía ya puestos los ojos en Panamá, y mandó unos comisionados al istmo "para hacerlo parte de la nación mexicana, como los demás Estados centroamericanos" (7)

(7) Ibid. Página. 80.

Proyecto grande y ambicioso, digno de quien estaba en vísperas de auto-convertirse en emperador. Pero los panameños no se dejaron seducir. Como tampoco se dejaron convencer por su obispo Fray Higinio Durán, que era limeño, a quien acolitaba don Mariano Arosemena, personaje de campanillas.

Los dos querían a todo trance que Panamá se anexara al Perú, y no sin cierta lógica, porque era la nación con la cual el istmo tenía más fáciles comunicaciones. Los demás en la junta, capitaneados por don José Vallarino, fueron partidarios de la unión con Colombia. Y la unión se hizo.

Estaba de por medio, es cierto, la cuestión del uti possidetis juris , que se derivaba de aquella famosa subordinación por lo menos jurídica, ya que no práctica, que la corona española le había impuesto a Panamá con respecto a la remotísima capital del Nuevo Reino de Granada; más era, sin duda, la gloria de Bolívar y de su reciente epopeya, que tenía enceguecidos, lo que les atraía hacia Colombia; y además, era que aquella nueva nación grande, extensa, conformada por tres ricas antiguas colonias, se aparecía ante los ojos de los panameños como la protectora natural de sus intereses. Y hacia ella se fueron como la mariposa hacia la luz, "libres, por su propia virtud".

De todos modos, el hecho escueto y cierto es este: Panamá, abandonada por España, sin protector ni poseedor, y sin recursos suficientes para subsistir por sus propios medios, había quedado prácticamente convertida en un valioso bien vacante.

El vacío de poder produjo el fenómeno de su erección en nación soberana. Pero, al mismo tiempo su incorporación a Colombia, si libre y espontánea, no fue más que una necesidad temporal, mientras el país, separado física y temperamentalmente del mundo andino cuyo epicentro está en Bogotá, crecía y se hacía apto para asumir el manejo de sus propios intereses y para sobrevivir de modo independiente. Así, pues, lo lamentable de cuanto sucedió más tarde, en 1903, no fue tanto la separación de Panamá y su independencia de Colombia, sino el modo como esa misma independencia sobrevino.

Las dos primeras separaciones

Durante casi nueve años, los días se deslizaron en Panamá suavemente. Sólo en 1826 la reunión del Congreso Internacional promovido por Bolívar vino a animar, con el eco de sus discusiones, las provincianas tertulias en la plaza de Santa Ana.

Aquel congreso, como se sabe, fue un fracaso. Las disensiones domésticas de algunos de los países participantes, por una parte; y por la otra el maldito clima de Panamá, que no daba cuartel, terminaron por dispersar a los delegados, los que se trasladaron a Tacubaya, en México, en donde aprobaron un pacto de Unión, Liga y Confederación, que se quedó en el papel.

Pero permaneció sonando en el ambiente la vibración de las primeras voces que en América se alzaron en demanda de soluciones pacíficas y civilizadas para los conflictos internacionales. De todos modos, aquel sueño de Bolívar, como tantos otros, se esfumó, sin dejar al final nada en firme; y una nueva arruga se marcó desde entonces en la tostada frente del Libertador; quien, hastiado al fin de tanta lucha, y tanta ingratitud, decidió en 1830 separarse del gobierno. Y en este momento se produjeron, en Panamá, a la manera de carambola de retaque, las dos primeras separaciones de Colombia.

En realidad, estas no fueron otra cosa que pronunciamientos militares, como lo apunta con exactitud don Oscar Terán. Pero aún así, demuestran que la idea separatista, aunque fuese pretexto para justificar simples cuartelazos, surgió casi simultáneamente con la integración con Colombia, o lo que es lo mismo, que no todos los panameños quedaron completamente satisfechos con la decisión tomada en 1821.

El promotor de la primera aventura secesionista fue, como era natural que sucediera en la América Latina, el comandante del Ejército, general José Domingo Espinar (porque gobernador civil seguía siendo don José de Fábrega, el mismo que había protagonizado los sucesos de 1821).

Pero Espinar era mulato, y encima de eso boliviano, por lo cual los gobernantes bogotanos resolvieron dar la primera muestra de ese fino tacto con que de allí en adelante manejarían desde el altiplano los asuntos panameños, o sea que trasladaron a Espinar a la provincia de Veraguas, que era entonces una especie de destierro.

Y Espinar, como también era natural, se rebeló contra esta medida; promovió una serie de asonadas populacheras en las que hacía apelación a sentimientos de solidaridad racial, y concluyó por formar la primera de una larga serie de juntas de gobierno que jalonaría toda la historia panameña en lo porvenir. Ahora bien: Espinar sabía que una segregación del istmo, de plano y abierta, era medida que le quedaba grande. Y buscó entonces el pretexto de invitar al Libertador para que se trasladara al istmo a atender allí "las partes dislocadas de la república".

Mientras tanto, claro, él se quedaría con las riendas del poder en las manos. Ese mismo truco se lo habían hecho los criollos a Fernando VII en 1810. Bolívar no se dejó seducir por aquella propuesta, que le fue presentada por varios comisionados panameños, a su paso por Cartagena, ni su humor era en aquellos momentos propicio para cohonestar pronunciamientos militares.

Eran los días en que acababa de escribir, a su ministro del Interior, cierta carta diciéndole: "Yo estoy aquí renegando, contra toda mi voluntad, pues he decidido irme a los infiernos para salir de Colombia"; y como era lógico, desaprobó el movimiento y excitó a su autor para que reintegrase el istmo a la república.

Así Espinar, aunque de mala gana, no tuvo más remedio que dictar un decreto, por el cual el istmo volvía a incorporarse a Colombia. No obstante, aquella medida careció por algún tiempo de valor práctico, pues el jefe rebelde prosiguió de hecho en el ejercicio del gobierno. Y no solo del gobierno militar, sino también del civil (pues don José de Fábrega, ese sí, fue a dar a Veraguas), y Espinar no se preocupó en lo más mínimo por oír consejos de los notables panameños, y menos por obedecer órdenes de la lejana e impotente Bogotá.

Con lo cual el istmo vivió su primera temporada republicana en casa aparte. Hasta que le llegó su hora a Espinar. Y fue cuando se ausentó de Panamá hacia Veraguas, con el objeto de combatir a Fábrega, que como era también obvio y natural, se había alzado en armas apenas se vio desterrado en la lejana provincia. Reemplazando a Espinar, quedó en Panamá el general Juan Eligió Alzuru, a quien la historia convencional, benévolamente, ha calificado como "un distinguido y valeroso jefe, cuya conducta en la batalla de Tarqui le había granjeado alto renombre, y en quien Espinar tenía manifiesta confianza" (8)

(8). -Ricardo J. Alfaro. "Vida del general Tomás Herrera". Pág. 73.

Pero en realidad, no era más que uno de los muchos espadones venezolanos que, agarrados a la levita militar del Libertador, se habían transformado en héroes a fuerza de degollar españoles. Alzuru era, además, un zorro astuto, y como aparentaba moderación, los liberales anti-bolivianos del istmo, sin saber la sorpresa que les esperaba, se apresuraron a rodearlo y a instilarle la idea de desconocer la autoridad de Espinar, lo que, en el fondo, era también un golpe contra el partido boliviano.

Al principio, las cosas salieron a pedir de boca. Alzuru no solo desconoció por sí y ante sí la autoridad de Espinar, sino que, dueño del poder militar, esperó el regreso de éste, y no bien hubo sentado pie en la capital panameña, cuando, con redomada perfidia, lo hizo preso, lo embarcó seguidamente en una goleta y lo despachó, en fin, rumbo a Guayaquil.

Siguió entonces el venezolano gobernando dentro de una relativa legalidad (pues no había otra) pero en todo caso bajo la égida de la República de Colombia. Con lo cual terminaría el primer ensayo de secesión a que, en su movida historia, se lanzarían los panameños después de su adhesión, en 1821, a la gran república fundada por Bolívar.

Había durado desde el 20 de septiembre de 1830 en que un cabildo abierto, inspirado por Espinar, aprobó un Acta en cuya virtud el istmo se separaba de Colombia, (entre otras razones, porque "carecía de relaciones mercantiles con el centro dela república, y que las del sur hostilizaban el comercio del istmo reputándolo como extranjero por haber permanecido adicto a la Nueva Granada con la cual no tenía compromisos particulares"), hasta el 22 de junio de1831 en que Alzuru accedió a que la prefectura del istmo la asumiera don José D. Vallarino, nombrado para el cargo por el gobierno de Bogotá. (9)

(9). -El siguiente es el texto del Acta de Pronunciamiento de Panamá en 1830: "En la ciudad de Panamá, a 26 de septiembre de 1830, reunidos en cabildo pleno los señores juez político, miembros del consejo municipal, empleados, padres de familia y demás vecinos que suscriben, a efecto de tratar sobre la materia propuesta por el personero del común en su anterior representación, que se leyó, y considerando entre otras cosas: que la separación del sur de la república ha producido una escisión completa de la Nueva Granada; que el istmo carece de relaciones mercantiles con los departamentos del centro de la república; que los del sur hostilizan el comercio del istmo reputándolo como extranjero, por razón de haber permanecido adicto a la Nueva Granada con la cual no tiene compromisos particulares; que el Departamento del Istmo, lejos de desear la enemistad de los demás pueblos tiene necesidad de ponerse en buena inteligencia con todos para dar y recibir auxilios de los males comunes; y, en fin, que el gobierno de Bogotá por su circular de 7 de julio último, número 33 ha provocado a los pueblos para que manifiesten sus deseos y el modo de remediar los males de que adolece Colombia y cada pueblo en particular, Resuelve lo siguiente:

Artículo Panamá se separa desde hoy del resto de la república y especialmente del gobierno de Bogotá. Artículo 2° Panamá desea que su excelencia el Libertador Simón Bolívar se encargue del gobierno constitucional de la república, como medida indispensable para volver a la unión las partes de ella que se han separado, bajo pretextos diferentes, quedando desde luego este departamento bajo su inmediata protección.

Artículo 3° Panamá será reintegrado a la república luego que el Libertador se encargue de la administración o desde que la nación se organice unánimemente de cualquier otro medio legal.

Artículo 4° Panamá desea que el Libertador venga a su seno para que colocado en un punto en que pueda atender a las partes dislocadas de la república, procure que la nación sea reintegrada.

Artículo 5° Obtendrán la refrendación del gobierno departamental las resoluciones pendientes del ejecutivo y Judicial de Bogotá, sobre intereses particulares.

Artículo 6° Continuará el actual régimen constitucional en lo que no se oponga al presente pronunciamiento.

Artículo 7° La administración departamental se confía al señor general José Domingo Espinar, bajo la denominación de jefe civil y militar, con facultades bastantes para arreglar los diversos ramos con las reformas que sea necesario hacer en ellos.

Artículo 8° El jefe civil y militar nombrará para su consejo los individuos que fueren de su confianza.

Artículo 9° Queda garantizada la deuda pública y el gobierno del departamento especialmente encargado de llevar los compromisos con que esté ligado.

Artículo 10° Este pronunciamiento se comunicará por extraordinario a la provincia de Veraguas, y a los demás cantones de la de Panamá, con cuyos votos desea identificarse como partes integrantes del departamento.

Artículo 11° El jefe político municipal cuidará de transmitir estos votos a su excelencia el Libertador Simón Bolívar, al gobierno de Bogotá y al señor general José Domingo Espinar para los efectos convenientes. Con lo cual se concluyó este acto, que firmaron los señores concurrentes por ante mí el secretario de que doy fe.

El jefe político municipal, bachiller José María Beliz, El gobernador del obispado, doctor Juan José Cabarcas, El alcalde primero municipal, Bernardo Arze Mata. El alcalde segundo, Manuel Arze, el juez letrado de Hacienda, doctor Pedro Jiménez, el jefe del Estado Mayor Departamental, Francisco Picón, el comandante de Armas, Juan Eligió Alzuru, el inspector de milicias, Pedro A. Izquierdo: El comandante de ingenieros, Mauricio Falmark: el coronel secretario de la comandancia general, José María Chiari; el chantre de la Catedral, José Ciriaco Issalve; el cura del sagrario, Pablo José del Barrio". (Siguen más firmas de menor importancia).

***

Pero he aquí que un nuevo movimiento separatista se perfila cuando aún el primero no había sido completamente liquidado. Y esta vez su protagonista principal va a ser el propio Alzuru. Ambiciones ocultas, que roían ya su corazón, y ciertos hechos de sangre ocurridos en el Ecuador, serían el fermento para que germinase esta nueva secesión que, en la práctica, vino a ser como la segunda parte de la anterior.

En efecto, en aquellos momentos, el general Juan José Flórez trataba de crear en el Ecuador una república independiente sobre los restos de la Gran Colombia. Y a sus propósitos se oponía el general Luis Urdaneta, boliviano leal y cerrado, quien encabezaba en el sur un movimiento en pro de la integridad colombiana.

Aunque lánguido y casi impotente, el gobierno de Bogotá trato, no obstante, de auxiliar las intenciones de Urdaneta, y un comisionado especial, el coronel Manuel León, fue enviado, por la vía de Panamá, al Ecuador, con pliegos reservados para Urdaneta; pero al llegar a Guayaquil, donde ya la población se había plegado a los propósitos separatistas de Flórez, el comisionado León fue puesto preso y fusilado.

La reacción consiguiente fue la inmediata expulsión del Ecuador de no menos de setenta militares venezolanos, los cuales, en su vuelo hacia el exilio, fueron, como bandada de gavilanes, a posarse en Panamá a la sombra de Alzuru, donde por sus bravuconadas y su indisciplina se convirtieron en un auténtico flagelo social.

Pero eran venezolanos, como Alzuru, y por lo mismo no podían me-nos de tener ascendiente sobre el espíritu de éste; el cual, sintiéndose respaldado, empezó desde entonces a sacar las uñas y a distanciarse cada vez más de los anti-bolivianos panameños. Como si fuera poco, Alzuru, siguiendo el consejo de sus conmilitones, hizo fusilar a los oficiales Manuel Sotilloy José Villanueva, a quienes aquellos acusaban de haber delatado ante el general Flórez al infeliz comisionado León y de ser por lo tanto responsables, así de la muerte de éste, como de su propia expulsión del Ecuador.

Como era apenas lógico, el gobierno de Bogotá desaprobó esos fusilamientos; y Alzuru, temiendo represalias, empezó entonces a tramar una nueva separación. Mas esta vez la bandera secesionista no iba a ser la de pedirle a Bolívar que se fuera a gobernar desde el Istmo. Iba a ser la de una "confederación". Porque Bolívar acababa de morir, y cada uno de los antiguos departamentos de Colombia buscaba establecerse por cuenta propia, como nación, independiente. ¿Por qué no montar otra vez en el istmo casa aparte?

Por cierto que Alzuru hizo en aquella ocasión las cosas muy bien hechas, es decir que le dio a su plan toda la apariencia de la legalidad. Y el 9 de julio de 1831, o sea menos de un mes después de la primera reintegración panameña al cuerpo de Colombia, el astuto venezolano armó un tinglado "jurídico" completo.

Reunió la Junta de Notables, hubo discusiones, y por fin salió humo blanco: era "la acta", en virtud de la cual el istmo se declaraba otra vez en rebeldía, aunque aceptaba ser territorio de la "confederación colombiana", siempre que se le dejara administrar sus asuntos por sí mismos; y, de paso (lo que no era mala idea) ofrecía su capital para sede de la confederación y para que allí se reuniera el consejo de ministros plenipotenciarios "sin la influencia que tendría en aquel Estado en que se instalase la representación general, en los acuerdos o deliberaciones".

El historiador desprevenido que lee hoy aquel documento se queda sorprendido. Poniendo de lado la imposibilidad práctica que por razones fiscales tenía el istmo para erigirse en aquella época como Estado Soberano, es evidente que en todos los argumentos allí expuestos campea irrefutable lógica.

En efecto, el supuesto o simplemente proyectado pacto confederativo en que Venezuela, Nueva Granada, Ecuador y Panamá se organizarían como Estados Soberanos, pero federados, y en donde Panamá sería la sede del congreso nacional, habría sido tal vez una solución inteligente para mantener con vida a la gran república boliviana si otros intereses y factores, como la conocida insalubridad del clima panameño, no hubieran anulado cualquier intentona seria en tal sentido. Y quizá con razón los historiadores panameños, han considerado aquella "acta" como el genuino antecedente del movimiento separatista de 1903, pues allí, en el segundo considerando, se decía:

"Que si Venezuela, el Ecuador y el centro, consultando su dicha, se han erigido los dos primeros en Estados Soberanos e independientes, y el último se traza esta misma línea de conducta para proveer a sus urgencias locales, el Istmo, que ocupa un punto importante en la América del Sur, debe, a imitación de los otros departamentos de la república, procurar también los inmensos bienes a que está llamado por la Naturaleza"; y en el 6°, se afirmaba: "que sin contrariar notablemente la constitución y leyes de la república, ni subvertir el orden, los hijos del istmo, autorizados por las circunstancias actuales, pueden y deben ver por su futura felicidad, haciendo uso de la soberanía que han reasumido y de que no han dispuesto después de la rotura del antiguo pacto colombiano".

Por lo cual, además de otras razones menores, la Junta concluyó acordando que "Panamá se declara en territorio de la confederación colombiana y tendrá una administración propia, por medio de la cual se lleve al rango político a que está llamado naturalmente" (10).

(10). El siguiente es el texto del acta de la junta en que Panamá se declaró "territorio de la Confederación Colombiana, pero con administración propia"; "En la ciudad de Panamá, capital del istmo, a los nueve días del mes de julio de mil ochocientos treintaiuno, congregados en la casa consistorial gran número de padres de familia, personas notables, corporaciones y un inmenso pueblo, presididos por el señor jefe político municipal, a efecto de discutir en perfecta calma los intereses preciosos del país y asegurar las grandes ventajas que debe reportar el istmo del nuevo pacto bajo el cual intentan confederarse Venezuela, Nueva Granada y Ecuador, separados entre sí por los sucesos extraordinarios que han tenido lugar en la república, y CONSIDERANDO:

1° Que convocada una Convención granadina para constituir los departamentos centrales, el istmo en tiempo debe poner de manifiesto al mundo entero los graves daños que sufriría si fuese enrolado en la Nueva Granada, con la cual no mantiene relaciones comerciales, ni es posible que existan; Que si Venezuela, el Ecuador y el Centro, consultando su dicha y prosperidad se han erigido los dos primeros en Estados soberanos e independientes, y el último se traza esta misma línea de conducta para proveer a sus urgencias locales, el istmo, que ocupa un punto importante en la América del Sur, debe, a imitación de los otros departamentos de la república procurar también los inmensos bienes a que está llamado por la naturaleza y por la sociedad; 3°, 4° y 5°, no se transcriben por estar mutilado el documento de donde se saca esta copia). En fin, que sin contrariar notablemente la constitución y leyes de la república, ni subvenir el orden, los hijos del Istmo, autorizados por las circunstancias actuales, pueden y deben ver por su futura felicidad, haciendo uso de la soberanía que han reasumido y de que no han dispuesto después de la rotura del antiguo pacto colombiano, ACORDARON:

Panamá se declara en territorio de la Confederación Colombiana y tendrá una administración propia, por medio de la cual se eleve al rango político a que está llamado naturalmente; Panamá, siendo pueblo do la familia colombiana se conducirá con el Norte y Centro de la República, del mismo modo que con el Sur en tiempo del gobierno central, y hará con ellos el comercio de cabotaje, tanto en producciones territoriales como en efectos extranjeros ya naturalizados, sin otros derechos que los municipales, siempre que las secciones referidas observen igual conducta con este territorio.

Panamá ofrece a los mismos Estados su territorio para la residencia de la Confederación Colombiana y para que en él se reúna todas las veces que sea necesario el congreso de ministros plenipotenciarios, sin la influencia que tendría aquel Estado en que se instalase la representación general en las deliberaciones y acuerdos.

Panamá enviará diputados a Venezuela, Ecuador y Nueva Granada para que, instruidos sus gobiernos de nuestra transformación política, se logren los objetos consignados en esta acta. (Aquí los artículos mediante los cuales se organiza el Gobierno del Istmo, bajo el mando de Alzuru, mientras una dieta territorial constituyente es convocada).

1 Todos los negocios pendientes en la capital del centro, que sean despachados por los poderes Ejecutivo y Judicial en favor de particulares, se cumplirán religiosamente, siempre que ellos no tiendan a destruir el actual sistema, ni las autoridades que por la presente se constituyen, hasta tanto que sean intimados de la resolución del istmo. El jefe superior civil occidental, Justo Paredes, El jefe superior militar, Juan Eligió Alzuru. (Siguen multitud de firmas de personas notables).

Lo malo fue que en el fondo de aquel movimiento, palpitaba el deseo de Alzuru de eludir responsabilidades por los fusilamientos de Sotillo y Villanueva, y además, el de halagar los sentimientos regionalistas de patria chica de los panameños, pero para continuar, con el beneplácito de éstos, usufructuando del poder, como había hecho Flórez en el Ecuador.

No logró, sin embargo, ni una cosa ni otra, pues la opinión sana del pueblo panameño lo abandonó completamente, horrorizada por los actos de barbarie y tiranía a que el general venezolano se entregó en el corto lapso de dos meses que duró su nueva aventura, durante los cuales, y en contraste con los antecedentes de falsa moderación que había dado en la cercana época anterior, entronizó una dictadura sangrienta que por mucho tiempo recordaron con pavor los pacíficos panameños.

Apoyado, en efecto, en una falange de mercenarios y de criminales sacados de las cárceles, que se llamó a sí misma, gráficamente, "la compañía de los desguazadores", cometió toda clase de vejaciones, despojos, crueldades, proscripciones y fusilamientos, llegando en algún caso a alancear él mismo, y por su propia mano, al alcalde de Arraiján, pequeño pueblecillo próximo a Panamá, so pretexto de que había preparado auxilios a sus enemigos.

El general venezolano se fue quedando, pues, solo y desopinado, lo que aprovechó el gobierno de Bogotá para producir, al fin, una medida seria encaminada a conjurar aquel estado de cosas: envió entonces al coronel Tomás Herrera para que, seguido de 200 veteranos liquidase aquella situación.

Y Herrera, que era hijo de Panamá, donde llegó a ser después una de las más relevantes personalidades istmeñas, luego de rápida y victoriosa campaña, derrotó a Alzuru, y lo llevó preso a la ciudad de Panamá, donde el pueblo quiso asesinarlo y "si no mando —dijo después Herrera—, a contener el pueblo, lo verifican, pues los muchachos le tiraban piedras y hasta los bigotes se los han arrancado". Alzuru subió al patíbulo el 29 de agosto de 1831, "para pagar en él sus crímenes, y enseñar la manera como deben los pueblos castigar a sus tiranos". La nueva separación de Panamá, había durado menos de dos meses. Pero bien movidos (11)

(11).-Ricardo J. Alfaro. Ibid. Pág. 96 y 55.

Tercera separación: Don Tomás Herrera cae en la trampa

Sobrevino después, en 1840, otra nueva intentona de secesión en Panamá, pero esta vez más seria. En realidad, este movimiento separatista no vino a ser sino el lógico reflejo que en el istmo habría de tener la famosa guerra civil de los "supremos".

Porque si a lo largo y ancho de la Nueva Granada (González en el Socorro, Reyes Patria en Sogamoso, Carmona en Santa Marta, Troncoso en Mompox y Gutiérrez de Piñeres en Cartagena, etc., etc.) se declaraban Jefes Supremos de otros tantos Estados Libres y Soberanos, ¿cómo no iba a ocurrir cosa parecida en el istmo, allí en donde la misma naturaleza estaba indicando a sus habitantes la necesidad de sustraerse al torbellino revolucionario granadino y hacerse a una lado de la vía (cosa que no les resultaba muy difícil, porque de hecho lo estaban) para gobernarse por sí mismos y según la idiosincrasia del país?

¿Cómo no iba a suceder, sobre todo, si por el sistema de erigirse en Estado Soberano, los liberales anti-bolivianos de Panamá, como los de Cartagena, Sogamoso y demás provincias rebeldes, se quedaban con el poder en las manos

Según es sabido, la revolución de 1840 había comenzado a principios de ese año en Pasto a propósito o con el pretexto de la supresión que en años anteriores se había decretado de algunos conventos de escasa población monacal.

Aquella guerra resultó paradójica. Porque al principio no fue más que un brote reaccionario y antiliberal; pero, complicada sorpresivamente con el descubrimiento ocasional de ciertos documentos que, en la apariencia al menos, comprometían como autor del asesinato del mariscal Sucre al general José María Obando, jefe, desde la muerte de Santander, del partido anti-boliviano (o liberal, como ya empezaba a llamarse), la revolución tomó un sesgo inesperado; y en vez de avanzar como una reacción conservadora contra un régimen liberal, se convirtió en una rebelión liberal contra el gobierno centralista de Bogotá, y a la postre vino a tornarse en una situación de completa anarquía en la que los "pronunciamientos de los Jefes Supremos" o más sucintamente "los supremos", bajo la bandera federacionista, no fueron sino la expresión de un cierto instinto de conservación social.

Cada uno se encerraba en su casa, se echaba cerrojo por dentro, y dejaba que el turbión de la guerra pasara por encima, mientras la decisión de las armas en el centro del país aconsejaba qué debía hacerse.

Como es claro, Panamá no podía ser menos que Cartagena, El Socorro, o Mompox, y a nadie le sorprendió que en 19 de noviembre de 1840 también se proclamara en Estado Soberano (oficialmente "Estado Libre del Istmo") ni que el "Supremo" de ese movimiento fuera el general Tomás Herrera, el más prominente de los panameños del siglo XIX, y uno de los más importantes de la Nueva Granada, donde habría de llegar a la propia presidencia de la república en 1854.

Descendiente de linajuda familia, Herrera había participado con ardor y valentía en la guerra emancipadora y fue de los vencedores en Ayacucho. De ideas liberales, pero de temperamento moderado, se vio, no obstante, involucrado injustamente en el proceso subsiguiente a la conspiración septembrina contra Bolívar, lo que le causó inicua condenación a presidio en Bocachica y Puerto Cabello, donde sufrió duras penalidades.

Hasta que al fin, en 1829, se le permitió partir hacia el exilio. Posteriormente, regresó a la Nueva Granada, participó en la campaña contra la dictadura militar del general Urdaneta, y por esta razón no parece raro que el gobierno de Bogotá le hubiera confiado, en 1831, la misión de combatir a Alzuru y de restablecer en su propia patria chica el conturbado orden jurídico, conforme le vimos en el capítulo anterior.

No es tampoco de extrañar que a raíz de la ejecución de Alzuru y de la normalización de la vida pública en el Istmo, Herrera se convirtiera allí en auténtico héroe popular. Era el vencedor, era panameño, y, además, era liberal, tres condiciones que allí no podían sino colocarlo en el ápice de la escala política regional.

Además, se sabía que era amigo, aunque sólo, es verdad, en determinadas condiciones, de una eventual independencia del istmo, lo que le identificaba aún más con las aspiraciones no por ocultas menos ciertas de algunos sectores de la opinión.

Los hombres, en el "tamborito", le cantaban: "El demonio mandó a Alzuru a acabar con Panamá, Pero Dioj, queej grande y jujto, Mandó entonces a don Toma. "Y las mujeres:" La ropa e Tomáj Herrera No se lava con jabón, Sino con conchitaj de ámbar y sujpiro e corazón..."¡Ah, don Tomás, y lo que debieron haberle hecho gozar las panameñas que así le cantaban! ¡Y cómo olería de bueno esa ropa, lavada con suspiritos y conchitas de ámbar!

¿Cómo no verlo por eso convertido de ahí en adelante en el gobernante ideal para Panamá, y en su representante nato en las sucesivas legislaturas del congreso granadino? Ni ¿cómo imaginar que el sobrevenir la guerra de 1840 no fuese don Tomás quien se erigiera en el "Supremo" del istmo en el momento en que éste, a imitación de otras regiones del país, pero con mayores razones, resolvió "reasumir su soberanía"? (12)

(12). el general Posada Gutiérrez refiere así este episodio en sus "Memorias Histórico-Políticas'": "Sojuzgadas ya (por la revolución) las cuatro provincias referidas, entablaron sus opresores (los "supremos") negociaciones con las del istmo de Panamá, amenazándolas de invasión si no secundaban los "pronunciamientos" de las otras sublevadas.

Poco caso se hizo en Panamá de estas amenazas; la inquietud natural afectaba sin embargo los ánimos, y en una agitada expectativa se vacilaba, hasta que a la llegada del correo, las noticias de la derrota (del gobierno) en Polonia, la circular (de éste) que a ella siguió y la retirada del presidente, produjeron sus naturales consecuencias: el pronunciamiento del coronel Tomás Herrera, jefe militar de Panamá, apoyado por el gobernador de dicha provincia, separándose provisionalmente del gobierno nacional.

El gobernador de la inerme provincia de Veraguas, señor Carlos Fábrega, se opuso cuanto pudo a que la provincia que mandaba se adhiriese al pacto de Panamá, pero hubo de sucumbir a la fuerza. Yo encuentro inmensa diferencia en los actos que acabo de referir con los ejecutados antes en las otras provincias.

En el istmo se tuvo por disuelto el gobierno, y es un proceder excusable en las autoridades proveer a su propia seguridad en circunstancias tan difíciles, Además, en Panamá no se ayudó en nada a la revolución que atacaba armada y de cerca al gobierno, por lo que el general Obando hace en su libro "Para la Historia", serios y amargos cargos a Herrera". Ver Posada Gutiérrez, Joaquín "Memorias Histórico-Políticas". Páginas 33 y 34. Tomo IV.

Como de uso y costumbre, esta vez volvieron los panameños a reunir una asamblea popular. ¿Quién elegía sus representantes? Nadie. Era el clásico cabildo abierto heredado de 1810. ¿Y cuál su fuerza legal? Ninguna: los hechos, la práctica separación, y el abandono en que el istmo yacía sin tener contacto directo con el gobierno central de Bogotá desde hacía casi un año.

En todo caso, la Asamblea eligió Jefe Supremo a Herrera y convocó a una convención constituyente, que se instaló cuatro meses después, en marzo de 1841 y en la que Herrera abogó, en un mensaje, porque se autorizara la reincorporación a la Nueva Granada, pero sólo si ésta se organizaba bajo la forma federativa. Lo que la convención, dócil, decretó seguidamente.

"Artículo Primero: Los cantones de las antiguas provincias de Panamá y Veraguas, compondrán un Estado Independiente y Soberano que será constituido como tal por la presente Convención, bajo el nombre de "Estado del Istmo".

Artículo Segundo: Si la organización que se diere a la Nueva Granada fuere federal y conveniente a los intereses de los pueblos del Istmo, éste formará un Estado de la federación". "Parágrafo: En ningún caso se incorporará el istmo a la República de la Nueva Granada bajo el sistema central". Y pare de contar.

Acto seguido se elaboró una constitución, cosa nada difícil para los ideólogos de aquella época, y, como es de suponerse, Herrera fue elegido presidente de la recién nacida república. Su posesión tuvo lugar, solemnemente, el 11 de junio de 1841.

Todo parecía ir viento en popa. El problema y la inquietud radicaban en el hecho de que, careciendo de alianzas internacionales (13), la suerte de la nueva república estaba vinculada a la de las armas de la revolución, que en la Nueva Granada había ya enarbolado la bandera federativa.

(13). No se les escapaba a los separatistas istmeños de 1841 que de las alianzas internacionales era de donde podía sacar alguna fuerza positiva su movimiento y así fue como enviaron al señor Pedro Obarrio a Costa Rica, país con el que firmaron un Convenio de Amistad: y al señor Guillermo Radcliff a los Estados Unidos, en calidad de agente confidencial, con la idea no desprovista de sensatez, de buscar una "neutralización del Istmo", bajo la garantía conjunta de aquel país, de Francia y de Inglaterra. Mas para su desilusión, la Misión Radcliff fracasó por diversas razones, entre ellas porque para aquella época el presidente John Tyler estaba ausente da Washington en prolongada gira por los Estados de la Unión.

Mientras la guerra seguía sin decidirse, Panamá vivió su luna de miel independiente, la asamblea legisló sobre lo humano y lo divino, y Herrera gobernó con discreción y firmeza. Las cosas empezaron a torcerse cuando el gobierno central, que ya presidía el general Pedro Alcántara Herrán, elegido en plena conflagración, empezó a ganar terreno y la revolución a replegarse.

Los "Supremos" comenzaron a ponerse nerviosos; y para colmo, el coronel Juan Antonio Gutiérrez de Piñeres, bajo cuya suprema jefatura se había independizado Cartagena, resolvió tranquilamente "desindependizarse"; y, efectuando él mismo un contra-pronunciamiento, puso esa plaza, que era clave para la recuperación de Panamá, en manos del gobierno bogotano.

Los panameños comprendieron que estaban perdidos, y se les aguó la celebración del primer aniversario de su independencia, para la que ya tenían listos los fuegos de artificio. En la noche panameña el "tamborito" resonó, pero sus sones esta vez fueron más melancólicos que alegres.

Aquí fue donde don Tomás Herrera dio muestras de poseer hábiles dotes de político y de diplomático, además de sus ya comprobadas prendas militares; pero también de cierta ingenuidad. La situación no era, en efecto, nada fácil. Por un lado él sabía que por más aprestos bélicos que se hicieran (y se llegó a organizar una fuerza de cinco mil hombres, de los cuales mil veteranos) sería imposible resistir una expedición militar enviada en debida forma por el gobierno de Bogotá con base en la plaza de Cartagena.

Por el otro, el movimiento separatista panameño había avanzado muy lejos, y hecho solemnes declaraciones de que, a no ser bajo la forma federativa, el país no se volvería a reintegrar a la Nueva Granada. ¿Qué hacer? Herrera comenzó entonces a maniobrar para que la política istmeña, son sus palabras, "procurase, primero, que el gobierno central se entendiera con nosotros, por los medios pacíficos de la negociación, hasta llegar a un resultado recíprocamente honroso; y segundo, en prepararnos para una defensa vigorosa, si llegase el caso de que se expedicionase sobre nuestras costas'' (14)

(14). Ricardo J. Alfaro, Opus cit. Página 151.

No fue, sin embargo, por el Atlántico por donde el victorioso gobierno de la Nueva Granada hizo un primer contacto, al fin, ¡al cabo de un año!, con el de la república del istmo, sino por el Pacífico, sobre cuyas aguas vino a aparecerse, ya a fines de diciembre de 1841, don Julio Arboleda, como un nuevo Bochica, ofreciendo la paz.

Venía de parte del general Tomás Cipriano de Mosquera, el vencedor de Tescua y Huilquipamba, con la misión de entenderse no ya oficial, sino personalmente con Herrera, para los siguientes efectos: para excitarlo a que reincorporase pacíficamente el istmo a la Nueva Granada; para remitirle el nombramiento de comandante de Armas en el istmo así como la oferta de nombrarlo posteriormente gobernador del mismo; y, en fin, para entregarle el texto de un decreto de amnistía que el gobierno de Bogotá acababa de dictar para los comprometidos en las ocurrencias panameñas.

Aquella misión, como se ve, tenía de todo un poco: halagos personales al mandatario panameño; excitaciones amistosas para todos en general, pero, además, con el decreto de indulto y amnistía (en el que no se dejaron de introducir ciertas excepciones fastidiosas) una afirmación de la eminente soberanía neogranadina sobre el territorio panameño.

Al principio Herrera no dio el brazo a torcer. Estaba convencido, y lo había dicho y profetizado en una proclama, de que "nuestras necesidades son peculiares, y un congreso general que se reúne a más de 300 leguas de distancia, jamás legislará convenientemente para nosotros". Por lo cual "tal acontecimiento (la apertura de un canal, de lo que ya empegaba a hablarse) no tendrá lugar nunca mientras el Istmo, haciendo parte de la Nueva Granada, haya de recibir de ella sus leyes" (15)

(15) Revista "Lotería". No 58. Páginas 28 y 55.

Le preocupaban, además las excepciones del decreto. Le escribió a Mosquera: "El decreto de amnistía contiene excepciones y usted sabe cuan duro es que un gobernante de hecho o de derecho entregue a alguno de aquellos que le han confiado su suerte". ¡Beau geste! Y Arboleda, que era sensible a estos rasgos gallardos, no pudo menos de regresar donde Mosquera con las manos vacías. Es entonces cuando, también sobre las aguas del Pacífico, se aparece don Rufino Cuervo, que por entonces era ministro de la Nueva Granada en Quito. Pero no en persona, "porque el estado siempre achacoso de mi salud me lo estorba"; sino en forma de carta.

De una carta maestra, destinada a tocar las fibras más sensibles del romántico espíritu de don Tomás. Hay en ella también de todo un poco, como en la misión de Arboleda, pero revestido con la delicadeza y las galas literarias de un excelente escritor y de un diplomático ya veterano: halagos al pueblo istmeño: "ni una sola gota de sangre, ni una sola lágrima han derramado los istmeños en una época de tantos azares y agonías..."

Promesa: "Un decreto de olvido cubrirá todo lo pasado, sin que en juicio o fuera de él pueda nadie ser molestado por sus actos u opiniones anteriores..." Insinuaciones discretas: "El istmo tiene, es verdad, necesidades y esperanzas que le son peculiares; más el remedio de las unas y la satisfacción de las otras no se encuentran en una independencia prematura..." Y amenazas veladas: "¿Querrá (El Istmo) que sea regada con la sangre de sus hijos un suelo feraz que sólo debe serlo con el sudor de laboriosos empresarios...?

"Herrera encontró la coyuntura y contestó: "Jamás el istmo se habría lanzado a romper de hecho una unión en que entró con su albedrío; pero la franqueza y la lealtad exigen que yo no disimule que, presentada la ocasión, influyó no débilmente en aprovechar la robusta y general persuasión que existe de que estos pueblos, para alzarse de la postración en que vegetan...necesitan una administración adecuada, en todos sus ramos, a sus propias exclusivas y características necesidades; necesidades que emergen, forzosamente de la posición que el autor de la naturaleza ha querido darle en el globo, y las cuales jamás se remediarán por leyes generales expedidas por un congreso a tanta distancia y que por precisión ha de carecer de datos locales..." Y luego, ya en plan de someterse:

"Por fortuna es ya general entre los hombres pensadores la persuaden de ensanchar a expensas de las autoridades nacionales, el poder municipal..."El poder municipal: He allí la nueva fórmula mágica que los ideólogos santafereños, geniales raposas jurídicas, habían inventado como una respuesta a los fracasados impulsos federativos regionales sin que por eso el poder central capitalino dejara de ser fuerte, sino al contrario, predominante, y en grado superlativo, sobre la generalidad del atomizado país. Gracias a esta fórmula magistral, los panameños, tan comprometidos como se hallaban en la aventura federativa, cayeron en el garlito.

Don Tomás Herrera se dejó convencer y lo demás vino en cascada: el 31 de diciembre como para despedir el año de 1841, se celebró un convenio de reincorporación del istmo a la Nueva Granada. La independencia había durado desde el 18 de noviembre de 1840 al 31 de diciembre del año subsiguiente; y de este modo, casi que podría decirse que con simples promesas, las provincias istmeñas, como gráficamente lo diría don Justo Arosemena, volvieron como la cola de un cometa a girar por fuerza tras el cuerpo del astro que se extendía de Riohacha a Túquerres y del Chocó hasta el Casanare"(16)

(16) Cita de Ricardo J. Alfaro, Opus cit. Pág. 164

Epílogo: Pocas semanas después de la reincorporación, el gobierno de la Nueva Granada traicionó con felonía a Herrera, incumpliendo la casi totalidad de las cláusulas del convenio; y no solo lo destituyó de la gobernación del istmo, sino que, pese a los solemnes compromisos oficiales contraídos con él por el doctor Rufino Cuervo, avalados por el propio general Juan José Flórez, presidente del Ecuador, lanzó y mantuvo desterrado del país al prócer panameño durante tres largos años. Cosa que los panameños no olvidaron jamás.

La cuarta separación

Como se sabe, el truco del famoso "poder municipal" con que los ideólogos santafereños habían engatusado a don Tomás Herrera, fue también una trampa en la que cayó el resto de las provincias colombianas. Porque los vencedores en la guerra de 1840 no sólo le echaron tierra al asunto, sino que, apenas la paz estuvo restablecida, fabricaron en 1843 una constitución nueva, con la que apretaron más las clavijas que habían quedado destempladas en 1832, o sea que con ella se reforzó el poder ejecutivo central.

Y no de cualquier manera, sino que, según aquella nueva carta, era el gobierno central de Bogotá el que nombraba a los gobernadores de provincia así como a los agentes inmediatos de éstos. Item más: en las cámaras, salvo contadas excepciones, podían tener curul los empleados públicos; y encima de todo, era el mismo gobierno quien escogía los magistrados de los distritos judiciales. ¡Bonita división del poder!

Pero la idea disgregacionista seguía caminando por debajo de aquella coraza constitucional que se le había impuesto al país, pese a los visibles y buenos resultados que éste había dado para la paz y el progreso durante dos administraciones que la historia ha juzgado ejemplares: la del general Pedro Alcántara Herrán y la primera del general Tomás Cipriano de Mosquera.

Hasta que diez años después, ya no fue posible aguantar más, crujió todo el andamiaje y una nueva constitución, la de 1853, abrió el portillo, que después se habría de convertir en tronera, por donde el rebaño entero se escaparía, en tropel, hacia la federación.

En ella, junto con una liberalización inadecuada al estado social y la idiosincrasia del país, se estableció una descentralización avanzada gracias a la cual se le dio a las provincias (esta vez sí), "el poder municipal en toda su amplitud", comenzando por el derecho a darse su propia constitución (¡y eran 35!), siguiendo con la ambicionada, mas no por eso menos funesta elección popular de sus gobernadores y terminando, en fin, con una apreciable libertad para organizarse autónomamente. Era la señal para la desbandada. O mejor, ¡era la "débacle"!

Y la "débacle" empezó, como era de esperarse, por Panamá, pues el propio congreso nacional de 1855, obrando bajo la influencia e inspiración de un ilustre panameño, don Justo Arosemena, aprobó un "Acta Adicional de la Constitución", cuyo artículo primero consagraba la siguiente no nada:

"El territorio que comprende las provincias del istmo, a saber, Panamá, Azuero, Veraguas y Chiriquí, forma un Estado federal soberano, parte integrante de la Nueva Granada, con el nombre de Estado de Panamá". Y a renglón seguido, en la misma acta adicional, se estableció que una ley común podía erigir en Estado Soberano cualquier porción del territorio granadino.

Era, como quien dice, la campanada de recreo y... a jugar cada uno enseguida a la republiquita. Primero, se erigió el Estado Antioquia, en1856; y luego, el año siguiente, los demás, o sean Santander, Cauca, Cundinamarca, Boyacá, Bolívar y Magdalena. El más extenso de todos era el Cauca, que iba desde el Putumayo y la Amazonia colindando con el Ecuador, hasta el mar Caribe, en el golfo de Urabá, en los límites con el istmo.

Pero el más autónomo, a causa de su misma excentricidad, fue Panamá, por lo que, con razón don Pedro Fernández de Madrid, cuando en su calidad de presidente del senado se disponía a sancionar la famosa acta adicional, rezongó, diciendo: "Este es el primer paso... tarde o temprano Panamá será perdido para la Nueva Granada..." (17)

(17). A. J. Castillero y E. J. Arce. "Historia de Panamá". Páginas 113 y 114.

Aquello fue lo que se dio en llamar un régimen constitucional dizque "centro-federal", que es como hablar de la cuadratura del círculo. Y la criatura era tan monstruosa, que a los pocos años, en 1858 no hubo más camino que fabricar otra constitución, esta vez abiertamente federal, mediante la cual los Estados que se habían ido organizando, o mejor, desorganizando a través de la brecha abierta por Panamá, se confederaron a perpetuidad y formaron "una nación soberana, libre, e independiente, bajo la denominación de "Confederación Granadina".

Es verdad que en esta constitución no se les dio a los Estados el carácter de "soberanos", pero en la práctica vinieron a serlo, puesto que tenían autoridad para formar gobierno autónomo, con constitución, leyes y gobierno propios. Apenas se le dejaban al gobierno central y a la corte suprema unas cuantas atribuciones generales.

Y lo curioso es que en la expedición de esta carta, cuyos principios hacían parte del credo liberal más rabioso, contribuyeron los mismos conservadores, que se habían contagiado del embeleco federacionista. Y aún el mismo presidente don Mariano Ospina Rodríguez, que acababa de ser elegido por el partido conservador, (en competencia con el general Tomás Cipriano de Mosquera) se prestó a aquella transformación jurídica, que disolvía prácticamente los vínculos de la nacionalidad.

Fue entonces cuando de él se dijo que "el guardián del manicomio se había vuelto loco". Y en manicomio de verdad fue en lo que paró aquella confederación. Porque pese a las excelsas, sí que desconcertantes ejecutorias de don Mariano, lo cierto es que el país se le fue deshaciendo entre las manos poco a poco, entre otras cosas por haberse empecinado en hacer un gobierno de partido, con total exclusión de los liberales, a los que no quería ver ni de lejos, y mucho menos en su ministerio.

Por lo cual los liberales resolvieron de su parte hacerle una "revolucioncita", también de partido, que duró tres años y medio, desde mediados de 1859 hasta fines de 1862, con el objeto de recuperar el poder, al cual juzgaban que no volverían jamás por las vías del sufragio. Y el país se inundó en sangre...

No es nuestro propósito, ni cabe dentro de los límites de este libro, narrar las peripecias de esta otra desastrosa guerra civil colombiana que, como la de 1840, resultó también paradójica, pero en sentido contrario, pues habiendo sido iniciada por los liberales contra un gobierno conservador, terminó siendo capitalizada por un conservador de raja macana como el general Tomás Cipriano de Mosquera, para sacarse el clavo que le había dejado la derrota que don Mariano le propinara en las últimas elecciones presidenciales.


Continue reading this ebook at Smashwords.
Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-41 show above.)